Es propio de hombres de cabezas medianas, embestir contra todo aquello que no les cabe en la cabeza

Daniel Rodríguez Castillo. Responsable Grupo Operativo de Apoyo y Prevención (GOAP)

En relación a la última “Carta al Director” publicada de la Policía Local de Los Barrios, por un “Policía anónimo”, y dándome por aludido en la parte que me toca, decirles que llevo muchos años sufriendo ese «acoso laboral», por lo que desde estas líneas solo les pido que destilen el fondo de ese escrito y piensen…porque pensar nos va a llevar a entender, y entender nos llevará a ver. Me explico: imagínense que voy con mi vehículo y este sufre una avería. Me bajo, abro el capó y me pongo a mirar, pero no tengo ni idea de qué es lo que le pasa. Llega el mecánico y hace exactamente lo mismo que yo, y me dice: se ha averiado porque se ha roto ese manguito y está perdiendo líquido por esta zona, etc. ¿Cuál es la diferencia?, que yo no entiendo de motores, y no veo. El mecánico entiende de motores, y ve.

Leyendo esa misiva de un supuesto Policía que no da la cara, veo que genera comentarios de ciudadanos y ciudadanas que desconocen toda la verdad, pero pocos, se paran a pensar por un momento qué es lo que ocurre con ese servidor público que deja de tener sentido de la responsabilidad y deber de sacrificio. No es posible por consiguiente, aplaudir semejante exabrupto. Entonces me pregunto, ¿en qué sociedad estamos?, palabras que denotan parcialidad, mucha envidia y poco compañerismo. Carente de valores y de principios. De bajeza moral…y aunque exista el derecho a la libertad de expresión, esta tiene unos límites, que se sobrepasan sin escrúpulos. De falta de respeto al trabajo de sus propios compañeros, y a la jerarquía a la que se debe, aunque no le guste. Para exigir, hay que cumplir. Predicar con el ejemplo. Primero trabaja, después pide. No hay que buscar excusas para no hacerlo. El titular de una función pública, que requiere por motivos obvios su secreto profesional, debe seguir los conductos reglamentarios para interponer quejas o reclamaciones y no airearlos públicamente para que la sociedad juzgue y lapide (sin conocer todos los pormenores), a unos hombres y mujeres que visten un uniforme, el cual queda manchado por “anónimos” que no son consecuentes con sus actos y que no solo se permiten el lujo de criticar abruptamente la falta de medios y de personal (que existe, no lo voy a negar), sino que también ataca con falacias y demagogia, a sus propios compañeros. Es muchísimo más grave haber cruzado esa línea roja, que lo que expone en sus comentarios. Y ahí es donde verdaderamente hay que poner el foco del presunto “Policía anónimo”. No se condena lo verdaderamente condenable.

Deberían de analizar, que una persona que escribe cobardemente (“anónimo”), y en los términos que emplea, carece de cualquier atisbo de credibilidad. Convendría que se buscase otro trabajo que el de servir a la sociedad, porque si no se respeta así mismo, difícilmente respetará a los demás.

Hace tiempo me vi en la obligación (como hoy) de defenderme públicamente:

http://noticiasdelavilla.net/grande-es-aquel-que-para-brillar-no-necesita-apagar-la-luz-de-los-demas

Lean las dos notas. La del Policía anónimo y la mía. Comprenderán muchas cosas, además de quedar patente que ese tiempo que ha pasado, ha ratificado mis palabras escritas por aquél entonces.

Y como decía en ellas, pregúntenle al “anónimo”, qué es y qué hace, que les hable de su pasado y de su presente. Que se defienda con su trabajo, y no menospreciando el trabajo de los demás.

Esta vez, no escribo por mi grupo. Lo hago por mis compañeros que componen la plantilla de la Policía Local de Los Barrios, porque estos se merecen el respeto de la ciudadanía por su extraordinario trabajo. El de todos ellos. Es injusto que por culpa de un “anónimo”, estemos inmersos en todos los mentideros y se cuestione nuestra profesionalidad…por eso, y por desear (como el anónimo) mejoras laborales que ayuden a seguir en la misma línea de esfuerzo y sacrificio, me expongo públicamente para apoyar a todos mis compañeros y compañera sin excepción (incluido el anónimo).

¿Creen por un momento que otros cuerpos de seguridad no carecen de medios humanos o materiales?. ¿Han visto alguna vez a los miembros de esos cuerpos redactar públicamente y dañar a su institución, además de favorecer con ello al que no respeta las leyes y al que delinque?…piensen, entiendan…y verán.

Noticias relacionadas