Calle La Plata

Con toda posibilidad la calle más simbólica y conocida de Los Barrios

Jose Manuel Algarbani | Profesor y Cronista Oficial de la Villa

Bajo su suelo circula el arroyo del Junco (que hoy es una gran alcantarilla abovedada). Es una pequeña corriente fluvial que separaba durante el siglo XVIII los dos barrios que existían (dos núcleos de casas). Separaba las dos zonas más altas que comenzarían a formar el núcleo urbano.

Se convertiría en el eje urbano que separaba el pueblo de norte a sur y separaba las dos colinas sobre las que se asienta el inicio de la población. La zona del pósito-iglesia de San Isidro y la zona de la plaza de las Marojas y alrededores.

El arroyo nace aproximadamente en la zona del cementerio y desemboca en el rio Palmones a la altura de la barriada de la Viñuela. Parece que la denominación de arroyo; arroyo del ”Junco”, fue propicio para construir con estos (juncos: material muy abundante en estos arroyos) los primeros chozos.

El Arroyo del Junco también pasaba por delante del Hospital de la Caridad, hoy el centro de día de la tercera edad, en el Paseo de la Constitución.

El arroyo se encauzó a finales del s. XIX con una bóveda cuya obra fue planificada por Rafael Emilio Grimaldi, ayudante de obras civiles de la Diputación Provincial. Desde que fue abovedada se convirtió en el eje principal, convirtiéndose desde entonces, en asentamiento de la Feria de la Villa, junto con las dos plazas El paseo y la plaza de la Iglesia.

Hoy día es el eje que une el centro neurálgico de la Villa, (el actual paseo) y la plaza de la iglesia (donde está ubicado el ayuntamiento). Siendo el referente de ocio y comercial del casco urbano (rodeado de cafeterías y comercios).

La denominación ha cambiado poco. Durante los primeros años de la II república se denominó calle Francisco Ferrer, pedagogo libertario que fue condenado a muerte por un consejo de guerra que lo acusó de haber sido uno de los instigadores de los sucesos de la Semana Trágica de Cataluña de julio de 1909. Su condena a muerte y su posterior ejecución levantaron una oleada de protestas por toda Europa y por América, y también en España, que acabaron provocando la caída del gobierno de Maura.

En los inicios de la dictadura franquista se denominaba calle de Ramón Gallardo (político y propietario que apoyo al iniciado régimen de Franco)

En los años -50 del siglo XX fue renombrada como Calle Calvo Sotelo (político de derechas). Poco después recobraría el nombre por el que ha sido conocida por la ciudadanía calle La Plata

 

 

Noticias relacionadas

 
25 julio 2020 | Redacción
El archivo municipal de Los Barrios