Descuento de pagarés, una forma alternativa de financiación a través de internet

Contar con liquidez suficiente es algo fundamental para la viabilidad de un proyecto empresarial, y a veces, es necesario encontrar alternativas a la banca tradicional.

El mundo empresarial tiene una carga competitiva impresionante, con la que las empresas de todo tipo de tamaño tienen que combatir. Además, con una crisis que acaba de terminar y otra que al parecer está llegando, el acceso a una financiación adecuada es fundamental para mantener a flote el proyecto. Los bancos llevan mucho tiempo dificultando la aprobación de créditos, que a menudo, son esenciales para continuar con una actividad o afrontar pagos inesperados.

Por fortuna, existen alternativas que permiten depender lo mínimo de la banca, como el descuento de pagarés. Esta fórmula es cada vez más utilizada por varios motivos.

Una interesante solución para pymes

El sector de las pequeñas y medianas empresas es la parte más importante del tejido productivo en nuestro país. La mayoría de los proyectos que tratan de mantenerse o empezar en la actualidad, están en manos de autónomos y empresas con menos de 10 empleados, que a menudo, se encuentran en una situación delicada en cuanto a economía se refiere.

Una situación que obligue a hacer un desembolso importante, o un retraso en un pago, puede hacer que la viabilidad del negocio se quede en riesgo. Incluso puede llevar al cierre por no poder afrontar determinados gastos, aún sabiendo que en caso de recibir los ingresos pendientes se podría solucionar el problema.

El problema del dinero retenido

En el sistema comercial actual es muy normal pagar algo con un pagaré, que no es más que el compromiso por parte de quien adquiere un producto o servicio de que la cantidad adeudada se hará efectiva en determinada fecha. Por ejemplo, se suele hacer para pagar una vez que se ha conseguido rentabilizar lo que se adquirió, algo que interesa a muchas empresas que compran y venden productos, por ejemplo.

Sin embargo, a veces el dinero hace falta antes de que el pagaré se haga efectivo, y es cuando se crea una paradoja muy habitual: la empresa en cuestión tiene dinero porque el cliente se lo debe, pero hasta que no llegue la fecha acordada no hay liquidez, es decir, dinero tangible con el que afrontar determinadas obligaciones. Ahí es donde entra en juego el descuento de pagarés, con el que se puede solucionar esta falta de dinero. En https://mercadodefacturas.es/financiacion/descuento-de-pagares/ hay información más extensa sobre este recurso financiero muy en auge en la actualidad.

La fórmula del descuento de pagarés

Lo bueno del descuento de pagarés es que facilita el adelanto de los pagos retenidos, dando a la empresa la liquidez que necesita. Al contar con esa cantidad de efectivo, se puede hacer frente a los pagos urgentes, que de otro modo causarían un problema importante.

Además, esta fórmula permite reducir al mínimo el impago de facturas. Es más, si se hace un descuento de todos los pagarés que recibe la empresa no habrá ni un solo moroso, ya que el dinero se ingresa por parte de la entidad financiera; y si por alguna razón el deudor no paga a tiempo, es esta entidad la que se encargará de reclamarlo.

Otro beneficio que aporta es que cada uno de los pagarés que se firman, se tratan de manera independiente, y por tanto, se puede pedir el descuento de uno o varios pagarés cuando haga falta solamente. Además, se puede volver a recurrir a ello sin que las operaciones estén condicionadas por descuentos anteriores.

También es una buena medida por que el descuento de pagarés no impide pedir un préstamo. Los bancos no lo tienen en cuenta como un riesgo crediticio, ya que no aparece en ningún momento como una deuda o un factor de peligro en el balance de activos.

Por éstas y otras razones, un descuento de pagarés es una alternativa para que una empresa se financie sin tener que recurrir a la banca convencional, algo ideal para pymes y autónomos que reciben éstos como forma de pago.

Noticias relacionadas