El hispanista Ian Gibson ofrece una conferencia sobre la figura de García Lorca

El hispanista Ian Gibson ofreció anoche en el Hotel Montera una conferencia magistral sobre la figura de Federico García Lorca, “el poeta y dramaturgo español más famoso del mundo”. Así comenzó su intervención Gibson tras la presentación por parte del alcalde de Los Barrios, Jorge Romero, y del primer teniente de alcalde, Miguel Alconchel, en la segunda de las conferencias de las VI Jornadas Andaluzas de Los Barrios.

Redacción | Los Barrios

Ante un salón con alrededor de 200 personas, el hispanista irlandés y biógrafo de García Lorca ha narrado las peripecias de una vida tan apasionante como trágicamente truncada del poeta, desde el nacimiento del autor del Romancero Gitano en el pueblo granadino de Fuente Vaqueros hasta, pasando por Madrid, Nueva York, Cuba y Argentina, su asesinato a manos de los sublevados fascistas en las afueras de la ciudad de la Alhambra en el paraje de Alfacar.

Gibsón apuntó que “durante su infancia alternaba con los juegos callejeros y su afición a representar misas. Su fascinación por los cómicos de la lengua, los títeres y la música popular junto a un apego a la mística de la tierra y los arados, algo que le contagió su padre”, afirmó.

“La obra de Federico tiene que ver con el amor al prójimo. Lorca tiene una raíz profundamente cristiana, él está siempre con los que sufren. Lo dijo: ‘Yo creo que ser de Granada me inclina a la comprensión simpática de los perseguidos’. Y da la lista: el negro, el gitano, el judío, el morisco que todos llevamos dentro. Además fue un escritor que siempre le atrajo la muerte”.

El hispanista destacó que “Federico estaba obsesionado por la injusticia social, visible desde sus escritos iniciales y su público y notorio antifascismo. La identificación con la Granada mestiza perdida desde 1492 y sobre la que Lorca creía que le había empujado a sentirse cerca de los perseguidos”.

Gibson también durante su conferencia explicó cómo vivió Lorca la experiencia en la residencia de estudiantes en Madrid, “fueron sus años de juventud junto a genios como Dalí y Buñuel, el primero sentía una admiración y pasión por el granadino; y con el segundo vivió algún que otro escarceo llevándole por burdeles para ahuyentar sus sospechas de que fuera homosexual”.

“O las sesiones folclóricas de Federico en la propia Residencia de Estudiantes cuando tocaba el piano o cuando Buñuel confesó que la única vez que había conocido la envidia fue estando con Federico. Luis Buñuel, Salvador Dalí y Federico García Lorca fue el triángulo amistoso más fabuloso del siglo XX, el más amoroso, el más creativo, el más apasionante de todo ese siglo”.

Una obra la de García Lorca que creó en veinte años, “en tan solo dos décadas Federico creó todo su mundo literario. Fue algo espectacular. Desde 1916 crea toda su obra literaria hasta llegar a 1936, año en que lo mataron. Fue siempre solidario con los que sufren, García Lorca fue un manantial permanente de creatividad capaz de alumbrar en solo veinte años una obra universalmente admirada”.

También el escritor irlandés apuntó que “varios fueron los motivos del asesinato de Federico, uno fue el odio que le tenía la burguesía de Granada que él había criticado; otro fue que su obra se consideraba obscena, un ejemplo fue ‘Yerma’ cuando toda la prensa se le echó encima. A esto hubo que sumarle que era rojo, maricón y el romance dedicado a la Guardia Civil que ofendió mucho al cuerpo. Y por último, pienso que otro gran factor fue la envidia”, matizó Gibson.

“Federico García Lorca quería marcharse a América, donde estaba triunfando su trabajo, pero antes volvió a Granada para despedirse de sus padres; sin embargo, era homosexual, poeta, dramaturgo y defendía la libertad y la cultura, suficiente para que los partidarios de una dictadura en ciernes le fusilaran a los 38 años y le arrojaran a una fosa común que aún sigue oculta”, añade Gibson.

Respecto a quienes apuntan que la familia sacó los restos de García Lorca y los enterró en otro sitio, Gibson fue tajante, “pienso que forma parte de la leyenda. Y si lo hubieran hecho habrían mentido. He dedicado décadas de mi vida a buscar la verdad sobre el caso. No creo que sacasen los restos. Además, nadie ha dicho esto, pero me consta que los padres creían que estaba vivo y le iban a hacer una especie de canje. Mantuvieron la esperanza a lo largo de meses pensando que Federico estaba en algún sito para cambiarlo por no se sabe quién”.

“Todo lo relacionado con la vida, obra y muerte de García Lorca suscita ya un interés mundial. Desde de su nacimiento en el corazón de la Vega de Granada, algunos no podremos descansar hasta no conocer, por fin, el paradero exacto de sus últimos restos, escamoteados desde hace más de ochenta años”, concluye Gibson.

 

Noticias relacionadas