El Jarrillo Todo se andará en la Trashumancia

La trashumancia es el trabajo efectuado por pastores para trasladar rebaños de ovejas de un lugar a otro de nuestra geografía debido a las diferencias estacionales en busca de pastos. Normalmente los rebaños iban desde el norte de Castilla León a la zona Sur que podían ser Extremadura y Andalucía.

Manuel Jiménez Alcaraz | Los Barrios

yes VER FOTO GALERÍA

Este mes de Junio, dos miembros del grupo senderista barreño El Jarrillo Todo se andará  se ha unido a un rebaño de ovejas merinas de las pocas que hoy día hacen la trashumancia. Para tal fin nos inscribimos en un interesante proyecto ideado por la Mancomunidad de las Tierras Altas de Soria y los Ayuntamientos de Las Aldehuelas y Oncala que permiten a viajeros poder intervenir y compartir la vida de los pastores durante tres días reivindicando la tradición casi perdida de la trashumancia.

El día 09 de Junio en la ciudad de Soria a  las 17:00 horas en el lugar indicado camino del Cañuelo, Juan Barreno y Manuel Jiménez  nos unimos al grupo de pastores que lleva como lema  “Somos trashumantes” comandados por Eduardo del Rincón, ayudantes, reporteros de distintos medios de comunicación y demás viajeros como nosotros, comienza el recibimiento donde Raquel Soria  miembro de la Mancomunidad nos hace entrega de una camiseta y una gorra para estar bien identificados y en  una gran merienda donde empezamos a conocernos todos los que íbamos a caminar y conducir el ganado a su propio ritmo, iniciamos esta nueva experiencia para nosotros, atravesamos la bella ciudad de Soria que estaba cortada al tráfico para tal fin con una multitud de gente que disfrutaba  y fotografiaba el evento, poco a poco salimos de Soria por las cañadas reales camino de Garray en cuyo término municipal se encuentran las ruinas de Numancia y en dependencias municipales una curiosa recreación de la resistencia numantina representada por muñecos de playmovil, por este pueblo pasa el rio Duero y desde tiempos medievales es un descansadero de ganado.  En este  bonito lugar fuimos recibido por su  alcaldesa, tuvimos una magnifica cena tanto en lo gastronómico como en la convivencia  y a la hora de dormir podíamos hacerlo al raso o en las instalaciones municipales donde cenamos.

Al día siguiente a las 06:00 horas, todos estábamos desayunando para comenzar una caminata de más de 30 km.  Por cañadas reales, atravesando carreteras y pueblos al oído de los pastores que son los catedráticos del campo, como decía nuestro paisano Antonio Machado cuando estaba desempañando su labor de profesor  en Soria “Siempre que trato con hombres del campo, pienso en lo mucho que ellos saben y nosotros ignoramos, y en lo poco que a ellos les importa conocer cuánto nosotros sabemos.”   En todo momento hemos disfrutando de las faenas pastoriles en contacto con la naturaleza en buena climatología, a media mañana entre los llanos del Chavaler  y el Zaranzano tuvimos un magnifico almuerzo como llaman en esas tierras, pasamos por el pueblo de Gallineros y abandonamos la zona llana  para enfrentarnos a caminos de montaña con bastante desnivel, posteriormente sobre las 15:00 horas en un bello entorno llamado El Mirador  Garraqüeta desde donde se puede disfrutar de las vistas del mayor acebal de España procedimos a comer bajo un sol de justicia  en una carpa montada para tal fin, subimos a la Sierra del Alba a más de 1700 metros donde nos recreamos viendo Los picos de Urbión,  del  Moncayo y  casi toda la provincia de Soria, destacando sobre todo la belleza del rebaño con sus balidos y sonar de cencerros ,  respirando un aire puro que nos traía los olores de una diversidad de hierbas aromáticas como tomillo,  biércol, manzanilla etc. Nuestra jornada termina cerca del pueblo de Los Campos y esa noche toca dormir en una casa rural de un pueblo vecino.

El tercer día el recorrido es pequeño, se trata de estar pronto en Los Campos donde se hará un recuento del ganado, exhibición de esquileo, atreviéndonos  a  participar y disfrutar  la de La Fiesta de La Trashumancia como acto de reivindicación antropológica, todos los que formamos ese grupo de pastores, con trashumantes jubilados, familiares, vecinos del pueblo y gente de otros pueblos afines a estas tradiciones, viviendo unos momentos gratificantes recibiendo muestras de aprecio y cariño de esa   gente,  compartimos una suculento almuerzo típico de esas tierras altas y disfrutamos de música en directo de dos grupos musicales uno de ellos jóvenes dulzaineros , terminando con entrega de placas de reconocimiento a pastores jubilados y de diplomas a los que  compartimos con los verdaderos pastores estos tres días de oficio antiguo y duro que poco a poco va desapareciendo y que sin lugar a duda ha sido durante varios siglos sustento de pueblos y activador de economías pasadas. Nos hemos quedado con unas muy buenas impresiones tanto por la calidez  de la gente, por su forma de ser, por naturaleza, por su gastronomía, posiblemente repitamos en otra ocasión y seguro estoy que en vez de ser dos trashumantes, seremos más .

 

Noticias relacionadas