PLAZA DE LA IGLESIA

El linaje de los libres

 

Estimados lectores, paseantes de caminos, amantes de la verdad y la libertad. Hace tiempo que no me dejo ver por estos lares. Quizás por falta de tiempo o por la apatía y la desesperanza que a veces anidan en mi alma al contemplar tanta mentira y tanta hipocresía. Posiblemente sea esto último. A veces pienso que este mundo no tiene solución y que esta sociedad en la que vivo está al borde de un precipicio del que no puede dar marcha atrás. A veces pienso que no merece la pena, que todo esfuerzo es inútil. Menos mal que siempre aparece la Esperanza y calma mis iras y cansancios. Por eso estoy aquí, porque a pesar de los pesares, siempre hay un resquicio para la esperanza, para pensar que siempre resplandece la verdad, para creer en el ser humano libre que lucha por lo que es justo, para seguir esperando en el mundo, a pesar del mundo, en todo caso, caminando en el mundo.

Queridos amigos, en este mundo del que hablo, hay profesionales del ruido que son un peligro para la sociedad. Hay profesionales de la mentira que ponen en peligro la Democracia y nuestro Estado de Derechos y libertades. Pero cuando ambas cosas se integran en la clase política, no solo ponen en peligro nuestra sociedad democrática, sino que atentan contra nuestra dignidad como personas, contra nuestra maltratada libertad y contra nuestros derechos que, por cierto, son inviolables. Todo ello, pensando que somos imbéciles y tratándonos como analfabetos. Sí, como imbéciles y analfabetos. No hace falta más que ver algunas de las declaraciones que hacen los que pertenecen a esta estirpe intocable y vergonzosa, esta raza política que se cree en posesión de la verdad y que no estima en jugar con la dignidad de las personas, con sus derechos y con el pan que sacia el hambre de cada día.

Los que están para buscar el bien de todos, para proteger y promover nuestra dignidad, para servir al ciudadano, para paliar las necesidades, para garantizar nuestra libertad, se han unido en el poder y más bien están haciendo lo contrario, construyendo una sociedad cada vez menos libre, menos democrática, con menos oportunidades y violando nuestros derechos. Esta es la verdad del cuento. No mi verdad, sino la de muchos, la de todos. Aquella que no queremos ver o que vemos a duras penas.
Queridos amigos, paseantes de caminos, amantes de la verdad y la libertad. Despertemos nuestras conciencias adormecidas. Luchemos por lo que es justo y verdadero. Persigamos la verdad. No aquella que nos quieren hacer ver, sino la que sólo tiene un camino.

¿”Perseguir la verdad” o “perseguir a la verdad”? Lo primero es buscar lo que es verdadero, luchar por lo que nos construye. Lo segundo es lo contrario, la búsqueda de la mentira y “una mentira repetida mil veces se convierte en verdad” (para los conformistas) Amigos y amigas, no existe lucha mejor para los espíritus libres que perseguir la verdad. Nunca es tarde, al menos, eso espero. Ánimo y adelante.

Noticias de la Villa y su empresa editora Publimarkplus, S.L., no se hacen responsables de las opiniones realizadas por sus colaboradores, ni tiene porqué compartirlas necesariamente.

Noticias relacionadas

 
04 diciembre 2020 | José Antonio Hernández Guerrero
Salud, economía y política
 
04 diciembre 2020 | Rafael Fenoy Rico
Día Mundial del “Capacitado”
 
04 diciembre 2020 | Patricio González García
Al final, serán diecisiete navidades
 
03 diciembre 2020 | Manuel Ramírez Tocón
Nochebuena