Garbanzos negros

 

José Salguero Duarte | Escritor y Analista

“Para garbanzos negros los que han ejercido o ejercen en la corrupta política española. A los que había que alargarle la vida, pero la carcelaria”

Se dice que, la universidad de la vida enseña, a veces, mucho más que las otras. Por ello, cuando mis ondas captan alguna conversación interesante, presto la adecuada atención. Y, sobre eso, quiero comentar que, días pasados, conversando con una mujer septuagenaria, sobre la proliferación de los comercios chinos en España. Le comenté que, no es por casualidad que sea así, porque el capitalismo consciente de la grave crisis económica que impondría azotando a la clase trabajadora, lo implantó en España inicialmente con las tiendas de “todo a cien” pesetas. Dándoles presuntamente, los gobiernos españoles, a los mercaderes chinos toda clase de facilidades, a pesar de que los beneficios obtenidos los manden… para China.

Replicándome que, “al principio era reacia a consumir ciertos productos chinos, pero las circunstancias la habían obligado a hacerlo. Aunque, hay que tener mucho cuidado en ciertos comercios regentados por españoles… debiéndose leer las etiquetas… -para que no te vendan gato por liebre-”. Saliéndole, inmediatamente después, su gracia gaditana indicándome que, “para chinos los que venían en las lentejas, en tiempos de las posguerra española, teniendo que espulgarlas antes de echarlas a remojo, para no romperse un diente al comérselas”. Contestándole que cada cucharada me la tragaba sin masticar, para evitar quedarme desdentado…

El asunto no quedó ahí, porque pasamos de las lentejas a los garbanzos. Comentándome que “eran ocho hermanos y que todos se peleaban por comerse los garbanzos negros que salían en los potajes que les cocinaba su abuela, al decirles que –cada uno de ellos les alargaba siete años la vida-”. Contestándole que hoy es raro ver un garbanzo negro en un paquete, porque la selección y manufacturación que hacen las multinacionales de la alimentación es muy selectiva. No obstante, le dije, para garbanzos negros los que han ejercido o ejercen la corrupta política… española. A los que había que alargarle la vida bastantes años, pero la carcelaria. Aunque, presuntamente muchos, tienen la suerte de no pisar ni los juzgados pero mucho menos la trena, porque al ser la Justicia en España tan lenta, han prescrito y siguen prescribiendo algunos de sus presuntos delitos cometidos.

No quisiera, por último, dejar de comentar las sensaciones que me produjo, hace unos días, la televisiva salida de permiso carcelario, del presunto demacrado garbanzo negro, ratero, chorizo… exalcalde de Marbella, Julián Muñoz. Conmoviéndome lo justo humanamente, su delicado estado de salud, a pesar de que él no se conmovió con los que pasaban hambre y toda clase de penurias, mientras presuntamente se llevaba a manos llena o en bolsas de basura, una millonada de euros perteneciente al pueblo honrado, contribuyente y trabajador marbellí. Así que, “ajo y agua” por los años de condena de cárcel que ha de cumplir. Y que devuelva todo el dinero.

 

 

Noticias de la Villa y su empresa editora Publimarkplus, S.L., no se hacen responsables de las opiniones realizadas por sus colaboradores, ni tiene porqué compartirlas necesariamente.

Noticias relacionadas

 
30 octubre 2020 | José Antonio Hernández Guerrero
Los seres humanos somos proyectos completos
 
30 octubre 2020 | Juan Luis González Pérez
Cayó la Constitución de Pinochet, ¿cuándo caerá la de Franco?
 
28 octubre 2020 | Patricio González García
Seguimos pensando que aquí no pasa nada
 
26 octubre 2020 | Patricio González García
17 respuestas diferentes para una misma pandemia