Hasta las cejas

 

José Salguero Duarte | Escritor y poeta

Como suele ocurrir por estas fechas pasadas, a pesar de las recomendaciones de los nutricionistas. Nos excedemos bastante y debido a la pechá tan enorme de puchero que me pegué en la cena de Navidad. Aún la estoy repitiendo, necesitando toneladas de bicarbonato y garrafas de agua mineralizada, para aliviar mi delicado y maltrecho estómago.

Tengo tanta sed, como la de un camello en el desierto, provocada por el caldo del puchero, que tenía una costra similar a la de la leche de mona gestando. Desconociendo, de qué animal era la carne de jarrete y el hueso que le echaron al cocido. Porque tengo la garganta tan rancia, que parece que llevo un chivo viejo en la barriga.

Pero lo malo no es sólo eso, porque prosigo hasta hoy comiendo los fiambres y demás alimentos que sobraron de la cena de Navidad. Y lo que me faltaba, para el total descontrol digestivo, era el roscón de reyes. El que al meterle el diente con tanta glotonería, me dejé media dentadura en la sorpresa que llevaba dentro.

Aunque, ya solucionado el tema dentario, debo aliviarme alimenticiamente, volviendo a la rutina de mí dieta mediterránea quasi vegetariana. Porque en el último chequeo médico que me hice dos meses antes de Navidad. Mí médico de cabecera me sacó que tenía de casi todo menos dinero (azúcar, ácido úrico, hipertensión, colesterol, etc.). Aconsejándome, que de los siete desayunos, comidas y cenas de una semana, tan sólo me podía pegar un pequeño homenaje en uno de los veintiuno.

Pero, desde el pasado 22 de diciembre, he hecho todo lo contrario. Con el agravante, de que desayunaba media docena de polvorones de Estepa por las mañanas, otros tantos al mediodía, así como por la noche. Encontrándome como el niño del chiste de los garbanzos del añorado humorista Paco Gandía. Porque en la mesa del pobre, si en una ocasión hay en abundancia, “hay que reventar antes de que sobre».

Aunque, para reventar, reventarle la cartera y algo más, es lo que intentó una buscona por determinada calle adyacente del mercado Ingeniero Torroja de Algeciras, a un amigo de unos setenta años de edad, con muy buena percha. Cuando se dirigía a comprar unos filetes de pavos para la comida de Noche Vieja. Acercándosele la susodicha, proponiéndole: “¿Echamos un polvito?, guapo”. Mi amigo, algo descolocado, le contestó: “Espera que termine el que empecé hace una semana en casa, porque sin acabarlo, no puedo comenzar otro”.

La mendas, se reía en technicolor, pero mi amigo aún más, cuando posteriormente con el guapo subido, piropeó a una señora de mediana edad muy bien plantada, diciéndole: “A Marbella te iba a llevar yo a ti”. La dama, con mucho arte y gracia algecireña y gaditana le contestó: “¿Y qué ibas a hacer tú conmigo en Marbella?”. Respondiéndole mí amigo. “Lo mismo que ahora, nada, porque, ¡no puedo, no puedo!”.

Noticias de la Villa y su empresa editora Publimarkplus, S.L., no se hacen responsables de las opiniones realizadas por sus colaboradores, ni tiene porqué compartirlas necesariamente.

Noticias relacionadas

 
20 septiembre 2020 | Patricio González García
La fusión
 
19 septiembre 2020 | Pepe Pol
Ben Harás
 
19 septiembre 2020 | José Antonio Hernández Guerrero
Manejar el freno para evitar el desenfreno
 
18 septiembre 2020 | Patricio González García
Noticias contradictorias