La Era de los Medicanes

 

El cambio climático es una realidad sólo negada por los necios de siempre. Es un fenómeno global que nos está afectando a diario, y que viene impulsado por el calentamiento global planetario, el cual se ve acelerado por diferentes gases de efecto invernadero, como consecuencia de las actividades humanas. Estos gases nocivos, como son el dióxido de carbono (CO2), el metano (CH4) o el óxido de nitroso (N2O), provienen principalmente de la ganadería, agricultura, tráfico terrestre, aéreo y marítimo, de las grandes industrias, el sistema alimentario y energético, los residuos y la quema de combustibles fósiles; de nuestro estilo de vida fundamentado en la insostenibilidad ambiental y el agotamiento de todos los recursos naturales.

Los efectos nocivos del cambio climático ya los estamos experimentando: Ríos sin agua, glaciares y polos derritiéndose, tormentas asesinas, sequías extremas, blanqueamiento de corales, subida del nivel del mar , inundaciones bíblicas, extinción de especies animales y vegetales, avance de la desertificación y la desertización, escasez de agua potable, acidez del mar, olas de frío y calor extremo, tropicalización, desaparición de insectos, refugiados climáticos, pandemias, guerras y nuevos riesgos para la salud pública desconocidos.

Entre los nuevos fenómenos que nos trae el cambio climático están los llamados “medicanes”, es decir, los huracanes mediterráneos. El término viene de la contracción del inglés “hurricane” y “mediterráneo”, definiéndose como un fenómeno meteorológico extraño, nacido de la creciente tropicalización del Mar Mediterráneo. Los climatólogos y meteorólogos están sorprendidos con estas tormentas de fuertes vientos y abundante agua, que suelen arribar a nuestras zonas costeras del sur y levante peninsular, causando grandes daños, incluso pérdidas de vidas humanas. Las últimas tormentas sobre Valencia y Baleares, con olas de 9 metros de altura, rachas de viento de 120 km/h y lluvias de hasta 150 litros en cinco horas son la tarjeta de visita de los medicanes.

Un medicán suele durar entre 12 y 18 horas, produciéndose habitualmente durante el otoño y la primavera. Su punto de origen está en la zona del Mar Jónico, generándose a partir de un embolsamiento de aire frío en altura, moviéndose de este a oeste. Debido a su pequeña escala, los modelos climáticos actuales no sirven para predecir la formación y trayectoria de estos titanes, aunque se prevé que a partir de 2050 sean más destructivos.

Según el último Panel Intergubernamental sobre Cambio Climático de 2019, en lo que concierne a nuestro país, el Campo de Gibraltar será una de las zonas más afectadas, tanto por la subida del mar como por la aparición de medicanes. El cambio climático nos traerá sequías duraderas a nuestra Comarca, que conllevarán una progresiva deforestación y sabanización del paisaje; a la vez que el nivel del mar se irá elevando progresivamente, y virulentas tormentas, como los medicanes, afectarán gravemente nuestro entorno costero. Se calcula que la Bahía de Algeciras irá perdiendo sus playas y dunas con el avance del mar, mientras que Palmones verá sumergirse su playa y entorno de marismas. En Algeciras la zona portuaria quedará bajo el mar, a excepción, por ejemplo, del muelle Juan Carlos I, que quedaría casi como un islote separado del resto. En isla también quedará convertido Gibraltar con la subida del mar, produciéndose un Brexit literal de la Linea, donde amplias zonas como El Zabal quedarán sumergidas, al igual que Campamento, las vegas del río Guadalquitón y el puerto de Sotogrande, en San Roque. También será dominio del mar todas las playas tarifeñas.

La longa mano del cambio climático ya la estamos experimentando, y cada vez observaremos más tubas o trombas marinas, enormes calimas, mareas de tormenta, fuertes vientos en el Estrecho, inundaciones fluviales y costeras, olas de calor o severas sequías. La era de los medicanes ha comenzado por querer jugar a ser dioses, y ni las previsiones meteorológicas, ni las velas y jaculatorias a Santa Bárbara, podrán librarnos de su funesta y poderosa furia.

Noticias de la Villa y su empresa editora Publimarkplus, S.L., no se hacen responsables de las opiniones realizadas por sus colaboradores, ni tiene porqué compartirlas necesariamente.

Noticias relacionadas

 
08 agosto 2020 | José Antonio Hernández Guerrero
Necesitamos acompañar para sentirnos acompañados
 
07 agosto 2020 | José Antonio Ortega
Uno más de nosotros
 
06 agosto 2020 | Rafael Fenoy Rico
Hoy 6 de agosto Hiroshima