La lluvia de barro llega a Los Barrios

¡Ha llovido barro! Esta es la frase más empleada durante el día de hoy. Vehículos, balcones, mobiliario urbano, calles y aceras están manchados de barrillo tras las cuatro gotas que cayeron anoche (0,1 l/m²). No es la primera vez que sucede, ni tampoco es un fenómeno extraño, pero sí engorroso. Se forman con arena del desierto del Sáhara y va acompañada de calima, ese polvo que también estarás viendo en tus cielos y que no es contaminación.

Diego Jiménez Relinque | http://infometeolosbarrios.blogspot.com.es

Dada la proximidad geográfica, el sur de la  Península Ibérica y la  cuenca mediterránea  están más expuestas a las invasiones de arena del desierto o polvo en suspensión. Por tanto, no es de extrañar que sea  un fenómeno meteorológico común en nuestra latitud.

La alta nubosidad anclada en el sur gracias al Levante ha  empezado a dejar lluvias en Los Barrios. No han sido abundantes hasta el momento, pero si le sumamos la presencia del polvo africano en suspensión que durante estos días invade nuestra atmósfera, crean el escenario perfecto para que estos días se den las llamadas lluvias de barro o de sangre.

El viento del sur-este que durante estos días ha soplado tan fuerte, además de acumular muchas nubes, ha traído también gran cantidad de polvo del desierto africano, que deja una visibilidad prácticamente nula. Este polvo sahariano no se manifiesta solamente en episodios de lluvias. En periodos de estabilidad también hace acto de presencia la calima que es el nombre con el que se conoce al polvo en suspensión procedente del Sáhara y que, erróneamente, confundimos con la contaminación ya que la tonalidad del cielo se asemeja al gris de la polución.

Estas lluvias de barro que estamos teniendo, se forman cuando las gotas de agua al caer colisionan a gran velocidad con las partículas de polvo en suspensión,  arrastrándolas hasta la superficie donde se depositan como barro, que se puede apreciar en las aceras de las calles, en las carrocerías de los vehículos y en las hojas de los árboles. Todo se cubre de una fina capa de barrillo que no es más que el polvo africano. A veces,  caen cuatro gotas, como ya sucedió el lunes 20, pero se aprecia más el barro que la escasa precipitación.

En ocasiones,  se utiliza el término de “lluvia de sangre” por el tono rojo tan característico que tiene el polvo. Esto no es más que arena del desierto del Sáhara.  Cuando cae tiene un color rojizo y cuando se seca deja una fina capa de polvo, que también puede ser de esa tonalidad.

Hay registros en textos históricos que mencionan la «lluvia de sangre». Se habla de ella en la Ilíada de Homero. El escritor del siglo XII Godofredo de Monmouth, quien popularizó la leyenda del Rey Arturo, también hace referencia a ella.

En la antigüedad se creía que la lluvia era efectivamente sangre y era considerada un mal presagio.

En el siglo XVII con la difusión del método científico, la «lluvia de sangre» empezó a ser explicada por causas más racionales. En el siglo XIX, ya había claridad acerca de las causas reales de este extraño fenómeno.

Esta situación continuará a lo largo del día de hoy y quizás mañana, en el que la Agencia Estatal de Meteorología (Aemet) prevé precipitaciones débiles y dispersas que, al llevar disueltas en el agua polvo en suspensión, dan lugar a estas lluvias de barro.

Así que si llueve durante los próximos días y no lo hace de forma abundante volveremos a ver la famosa lluvia de barro o lluvia de sangre. Por eso, si estás pensando lavar el coche es mejor dejarlo para otro día.

 Mapa de concentración de polvo en suspensión para este jueves.

Noticias relacionadas

 
06 febrero 2019 | Diego Jiménez Relinque
Resumen climatológico Enero 2019 en Los Barrios
 
19 enero 2019 | Diego Jiménez Relinque
Resumen Climatológico de 2018 en Los Barrios