Las Esperanzas rotas

 

De nuevo vuelve la incertidumbre y merma la esperanza de los supervivientes y familiares, quedan rotas muchas esperanzas de quienes creían que antes del descanso definitivo podrían por fin ver las paginas de la historia que arranco el fascismo de nuevo colocado en los libros de historia. Historia de aquellos hombres y mujeres que murieron y defendieron la República de un general africanista rebelde, quien decidió con un ejército de mercenarios derrocar el poder legalmente establecido: La Republica.

Tres largos años de una guerra civil que nunca debió de ser, una larga posguerra, y una feroz dictadura bajo el manto negro del miedo, del silencio y de la sumisión. Largos años hasta la muerte del dictador, donde la libertad fue pisoteada, dónde además del trágico balance de una guerra de tres años, le siguió una larga posguerra de más miedo, hambre y venganza, siendo su objetivo principal la total aniquilación de cualquier resto de republicanismo que hubiera quedado.

Así trascurrió la vida de todos los españoles hasta la muerte del dictador. Mientras que para algunos no pasaba nada en nuestro país, en las cárceles abarrotadas, en los batallones de trabajadores, en las sierras de nuestra geografía, seguían muriendo y siendo maltratados hombres y mujeres. Su único delito pensar de forma diferente y creer en un mundo de igualdad y de libertad.

Cuando por fin murió el dictador, un rayo de esperanza y de luz envolvía a nuestro país. Tras la transición una nueva democracia, algo cambió sin duda en España y la esperanza de los supervivientes y sus familiares era notoria, pero lo que no calcularon es que ni aquellos primeros políticos de la democracia ni los actuales, ninguno condenó oficialmente el régimen franquista.

Manteniendo un estado de impunidad en el que la verdad de lo ocurrido no se sabe a día de hoy en su totalidad, y sirviendo de escudo, a quienes juzgaron y condenaron en la parodia que se dio en llamar «juicios sumarísimo», a maltratadores y a quienes asesinaron impunemente bajo las alas del régimen fascista. Hoy seguimos llamando estado de impunidad pero también podría ser miedo a hacer cumplir la leyes internacionales.

Surgieron las Asociaciones para la Recuperación de la Memoria Histórica, y a día de hoy son las únicas que mantienen vivo, junto con familiares y supervivientes, esta parte de nuestra historia, y han sido estas las que en cierto modo han asumido el papel que correspondía al estado español.

Pero es hora ya de que todas las asociaciones de la Memoria Histórica exijan al gobierno el cumplimiento de su deber sin entrar en ningún tipo de demagogias políticas y tener como único objetivo la modificación de la llamada ley de la memoria histórica, por injusta y vergonzante.

Pero desgraciadamente cuando parecía que se vislumbraba algún tipo de coherencia y sensatez, tanto supervivientes, familiares como asociaciones, hemos vuelto a recibir en estos días otro engaño y desilusión, dejando patente que seguimos en un estado de impunidad.

La decisión del juez Baltasar Garzón de declarar extinguida la responsabilidad penal de Franco y otros 44 altos mandos y el traspaso de la causa a los Juzgados Territoriales, la califico como «un doloroso paso atrás».

Se cumple desgraciadamente lo que hace apenas unos meses nos inquietaba desde nuestra Federación Foros por la Memoria y personalmente. Los puntos que desde un principios no veíamos claro, pero entre todos estos puntos, el que tanto a mi como a mis compañeros más nos inquietaba era:

La posibilidad de que tal como Garzón estaba abriendo este procedimiento buscando en donde no hay, y obviando hacerlo en las fuentes que sí pudieran aportarle pruebas masivas del programa de exterminio franquista, pudiera finalmente declararse incompetente, archivando el caso y cerrando con este precedente cualquier actuación posterior bien fuese a instancias de los familiares o de cualquier otro juez.

¿ como llamamos a esto dilación o engaño?

Se seguirá engañando a familiares y supervivientes con promesas, burocracias, manteniendo el mismo estado de impunidad como hasta ahora.

Se seguirá hablando de una ley de memoria histórica, insuficiente y que es una aberración jurídica, sin precedentes en la corta historia de nuestra democracia.

Seguiremos padeciendo una ley de memoria histórica que no impone plazos en la ejecución de las tibias compensaciones que contempla, porque deja en manos de los cargos públicos quienes se convierten en interpretes de que si se cumple o no, tolerando la permanencia de monumentos de exaltación al franquismo en todo el territorio español.

Seguirá el estado español eludiendo sus responsabilidades de hacer cumplir los derechos humanos y el tratar los crímenes perpetrados bajo el franquismo como lo que son crímenes contra la humanidad imprescriptibles, o seguirá manteniendo un estado de impunidad al respecto.

Se seguirán obviando derechos tan fundamentales de victimas, supervivientes y familiares como son; el derecho a saber, el derecho a la justicia y el derecho a la reparación.

Se nos quiere engañar quizás o desorientar y hacer creer que con este auto se abre otra vía judicial para las exhumaciones en los juzgados territoriales, aunque dejando fuera la investigación penal por las desapariciones y los crímenes franquistas, teniéndose constancia de que los jueces españoles están archivando todas las denuncias a instancia de los fiscales, al existir una orden de la Fiscalía General del Estado que califica los crímenes contra la humanidad como si se tratase de delitos comunes prescritos.

Se nos seguirá engañando a supervivientes y familiares, apoyándose en una ley de memoria histórica con las «compensaciones» que contempla dicha ley y que les niega los derechos de verdad justicia y reparación, sin tener en cuenta que lo que proceden son las «indemnizaciones» que deben marcar los jueces en sus resoluciones.

Quizás lo que se quiere desde el estado es que se siga como hasta ahora con una ley de punto final e impunidad para los crímenes franquistas. A día de hoy en un estado democrático y con un gobierno de «izquierdas» se siguen ignorando los derechos que les afectan y que deben ser cumplidos mediante el cumplimiento de las leyes internacionales sobre derechos humanos de la ONU.

Creo que en el aspecto de la recuperación de la memoria histórica de quienes murieron y defendieron la republica y la libertad los partidos de izquierdas en general no se han implicado lo suficiente, teniendo en cuenta que de quienes se trata de recupera su historia, sus valores y sus ideologías fueron de quien además de morir y defender la republica y la libertad, lo hicieron por sus ideales, anarquistas, comunistas, socialista, etc.

Nuestra historia, la de hombres y mujeres de izquierdas «ROJOS», no puede seguir enterrada bajo una losa de olvido, no podemos permitir que se nos siga considerando cuando se habla de la guerra civil y de la posguerra como una historia de malos y buenos donde los «ROJOS» eran los malos.

Tras la guerra civil española fueron los «ROJOS» quienes como esclavos les toco volver a levantar este país nuestro, ESPAÑA, fueron ellos y sus familiares quienes nunca recibieron de las grandes empresas que los utilizaron como mano de obras esclava la mas mínima remuneración. Todo lo contrario que en otros países de Europa.

Es pues hora ya de que por el bien de nuestra nación se haga verdadera justicia y será así y no de otra forma cuando las heridas quedaran cerradas para siempre.

Para terminar quiero hacer mío y adaptar parte de las palabras del subcomandante Marcos:

Dialogo de justicia histórica

Venimos a preguntar a la patria, a nuestra patria, ¿Por qué nos dejo ahí tantos y tantos muertos?, ¿Por qué tantos desaparecidos?, ¿Por qué una losa de silencio y de impunidad?, y queremos preguntar otra vez, a ustedes, ¿ Por qué sigue siendo necesario tanto sufrimiento de familiares y supervivientes ?, para que ustedes y otra vez ustedes, todo el mundo escuchen decir cosas tan terribles como que las familias y supervivientes de quienes lucharon por la republica y la libertad, quieren que se cumpla el derecho de las victimas y sus familiares a la justicia, quieren que se cumplan el derecho de las victimas y sus familiares a obtener reparación, quieren que se cumplan el derecho de las victimas y sus familiares a la verdad, quieren que no se les siga engañando , quieren respeto, justicia y dignidad.

Noticias de la Villa y su empresa editora Publimarkplus, S.L., no se hacen responsables de las opiniones realizadas por sus colaboradores, ni tiene porqué compartirlas necesariamente.

Noticias relacionadas

 
29 noviembre 2020 | Pepe Pol
Terror doméstico
 
29 noviembre 2020 | Patricio González García
El sufrimiento
 
29 noviembre 2020 | Patricio González García
La izquierda radical y los fachas
 
28 noviembre 2020 | Rafael Fenoy Rico
Ayuda a domicilio desahuciada