Lymantria Dispar, la Marabunta del Alcornocal.

 

Fotos: Adultos (arriba – macho; abajo – hembra), oruga y pupa de mariposa Lymantria dispar.

Si nos paseamos estos días por los bosques de alcornoques del Parque Natural del Estrecho o del amplio Parque Natural de Los Alcornocales podremos comprobar que la primavera se ha dado la mano con el otoño, ya que cientos de alcornoques están desnudos de hojas y brotes, presentando un aspecto moribundo. La causante de esta defoliación masiva es una plaga de millones de orugas de la mariposa nocturna lagarta peluda (Lymantria dispar); insecto que cíclicamente se convierte en plaga de alcornoques y demás árboles del género Quercus.

Entre las mariposas o lepidópteros defoliadores de nuestras masas boscosas podemos destacar la mariposa piral del roble (Tortrix viridana), la conocida procesionaria del pino (Thaumetopoea pityocampa) y la llamada lagarta peluda (Lymantria dispar), que es con diferencia la más virulenta de las tres. Estos insectos se convierten en plaga durante su fase de oruga. En el caso de Lymantria los adultos o imagos vuelan durante el verano, presentando un evidente dimorfismo sexual, ya que el macho es de menor tamaño y color marrón grisáceo, mientras que la hembra es mayor, de color blancuzco, con finas líneas en zigzag. Los machos vuelan durante el crepúsculo y la noche, localizando a las hembras gracias a sus amplias y plumosas antenas, apareándose y poniendo hasta 500 huevos en la corteza de los alcornoques. Las puestas se pueden distinguir bien a distancia ya que los huevos están contenidos dentro de una estructura anaranjada llamada plastón. Al llegar la primavera, las orugas emergen de sus huevos por millones y comienzan a devorar los brotes y hojas de los alcornoques, quejigos, robledillas, coscojas y otros árboles y arbustos del género Quercus.

Las orugas funcionan como un ejército, devorando cientos de árboles en pocos días. Cuando terminan con un árbol, emiten un hilo de seda, y gracias al aire pueden bajar al suelo o alcanzar otro árbol, que seguirán defoliando. Pasan por diferentes mudas hasta alcanzar un tamaño de 7 cm, que es cuando se transformarán en pupa y llevarán a cabo la metamorfosis de oruga a mariposa. Las orugas, de aspecto peludo, presentan unas pilosidades urticantes, además de contar con una capacidad de dispersión enorme, ya que gracias a la sede que emiten pueden ser arrastradas por el viento hasta 60 kms de distancia.
La lagarta es una de las plagas más peligrosas para nuestro alcornocal. Ya en 1995 estas dañinas orugas afectaron a 41.000 hectáreas de monte de alcornocal en toda el área del Campo de Gibraltar, teniendo diferentes rebrotes, que se han venido manteniendo a raya gracias a un Plan de Lucha Integrada contra la Lagarta Peluda, que ha venido desarrollando la Junta de Andalucía. Pero la situación actual es muy preocupante, ya que no se ve actividad alguna de prevención y erradicación de la plaga por parte de las administraciones competentes. Miríadas de árboles presentan un aspecto lamentable, mientras que centenares de hectáreas de bosque parecen haber sido arrasadas por un virulento incendio.

Las orugas de Lymantria tienen predadores naturales, como diversas especies de moscas y avispas parásitas, o feroces escarabajos carnívoros como Calosoma sycophanta o Dendroxena quadrimaculata, pero es evidente que ante la situación actual, si no se toman medidas fitosanitarias y de tratamiento silvícola, la plaga irá a más. Entre las acciones que se pueden llevar a cabo para minimizar o erradicar esta enorme plaga están la instalación de cajas anidaderas para fomentar la población de aves insectívoras, la colocación de trampas de feromonas y los tratamientos terrestres en zonas próximas a núcleos urbanos. En las zonas más inaccesibles e infestadas se suelen usar medios aéreos, fumigando activos con la bacteria Gram positiva “Bacillus thuringiensis”, en la variedad Kurstaki (BTK), que actúa sobre el sistema digestivo de la larva.

El escarabajo Dendroxena quadrimaculata es un depredador natural de las orugas de Lymantria dispar, Tortrix viridana y otros insectos defoliadores, que está presente en las masas boscosas del Parque Natural del Estrecho y Parque Natural de Los Alcornocales. 

El escarabajo Dendroxena quadrimaculata es un depredador natural de las orugas de Lymantria dispar, Tortrix viridana y otros insectos defoliadores, que está presente en las masas boscosas del Parque Natural del Estrecho y Parque Natural de Los Alcornocales.

Esta plaga de lagarta ya presentó brotes puntuales el año pasado, pero en lo que va de éste está alcanzando tintes dramáticos, afectando a amplias extensiones de arbolado. El problema es gravísimo. Los alcornoques, envejecidos y sin una regeneración natural, vienen sufriendo estos últimos años el ataque mortal de la llamada “Seca”, provocada por el hongo Phytophthora cinnamomi, que ha debilitado o matado miles de árboles, que además se han visto perjudicados por una contaminación galopante, el ataque de coleópteros perforadores como Coreabus undatus y Cerambix cerdo y hongos parásitos como Hypoxylon mediterraneum. Si a estos problemas le añadimos los efectos de las sequías y las malas gestiones forestales, comprenderán que la plaga de lagartas puede ser la puntilla para cientos de alcornoques y otros árboles que conforman nuestra selva mediterránea, herida de muerte.

Está claro que para las autoridades competentes el medio ambiente, nuestros bosques, no importan. El recorte en inversiones, investigación y programas de tratamiento fitosanitarios han coincidido con la desaparición de la Consejería de Medio Ambiente, unificada actualmente en la Consejería de Agricultura, Ganadería, Pesca y Desarrollo Sostenible de la Junta de Andalucía. Si no se toman medidas urgentes para atajar esta plaga de insectos y se frena la expansión de la llamada “Seca”, nuestros alcornocales terminarán desapareciendo para siempre, anticipando con ello un colapso ecológico sin precedentes y un proceso de desertificación y desertización que ya en muchos lugares se está produciendo, agudizado por los efectos adversos del cambio climático.

Cuidemos nuestros Bosques; son la manifestación de la Vida, el hogar de incontables especies y universos de fugaces existencias.

“El bosque es la gran naturaleza viva y vivificante, el triunfo de la clorofila, el regreso a los orígenes…”.
Michel Tournier.

Noticias de la Villa y su empresa editora Publimarkplus, S.L., no se hacen responsables de las opiniones realizadas por sus colaboradores, ni tiene porqué compartirlas necesariamente.

Noticias relacionadas

 
29 noviembre 2020 | Patricio González García
La izquierda radical y los fachas
 
28 noviembre 2020 | Rafael Fenoy Rico
Ayuda a domicilio desahuciada
 
28 noviembre 2020 | Manuel Ramírez Tocón
Cuando mi pueblo olía a mierda
 
28 noviembre 2020 | José Antonio Hernández Guerrero
Violencia de género