Oh, roja Navidad

 

Oh, roja Navidad,
danos tu felicidad
con ese bello pascuero
que tanto admiramos y queremos!!.

En nuestro amado país, para llegar
hasta el vacacional portal;
para que nuestro laborioso caminar
sea más llevadero de realizar,
gozamos con la presencia de un gran puente
que se levanta sobre dos pilares ingentes
que tienen por nombre; uno, Carta Magna,
y el otro, la Purísima Inmaculada.

Oh , roja Navidad,
danos tu felicidad
con ese bello pascuero
que tanto admiramos y queremos!!

Por ese, casi inmenso acueducto ,
pasando por él, ya está,
a dos semanas nada más,
la familiar y entrañable Nochebuena y Navidad,
la que no siempre resulta blanca,
como bien cantan
las voces que entonan el villancico que sale del alma.
No en todos los sitios nieva,
ya que, las bajas cotas de ese privilegio no gozan .
Como bien sabemos esa alba capa
es para los rincones del mundo maná,
pero , en exceso, resulta candado y cierre para el rural.

Oh, roja Navidad,
dame tu felicidad
con ese bello pascuero
que tanto admiramos y queremos!!

Lo peor es, cuando amanece
todo muy blanco y el niño, que en nosotros duerme,
puerilmente, cree que es postal bella de nieve,
pero resulta engaño de los que te quitan los bienes
que por las noches, aprovechando que sueñan las inocentes estrellas,
lanzan su red de escarchas y heladas
que queman y todo abrasan
y, encima, nos dicen : “Feliz Navidad!!”
Que no venga a cubrirnos, ni en estas fechas
ni en ninguna del año ,
con esta mantilla que, en vez de abrigo, nos deja
paupérrimos y congelados y, sin siquiera un cartón de tabaco a nuestra vera
en tanto , ellos pasan bien forrados
y, en millones de billetes abrigados .

Oh, roja Navidad,
dame tu felicidad
con ese bello pascuero
que tanto admiramos y queremos!!

En la Villa de Los Barrios no nevará,
blanca no será la Navidad
pero si, roja de verdad
pues, el Ayuntamiento a rotondas y plazas
adorna con la Flor de Pascua y sobran las demás;
para, con ello, bien demostrar
que también, roja es la Navidad;
con esos bellos pascueros que traen sus pétalos tan encendidos
que irradian tal arrebolado brillo,
con carmesí tan intenso,
que nos sentimos de corazones dichosos y contentos.

Habrá quien prefiera la nieve para hacer
su propio muñeco y quedar, en su estatus, congelado
o, tirar bolas a quien a su lado
está en la más inope situación
mientras otros, los muy acaudalados, esquían
sin preocuparse de que, bajo la rica nieve,
está la pobreza que emerge entre la banquisa
pero, su filo frío exclusivamente lo nota
el mendigo que busca exhausto un portal
y solo encuentra hambre a “jartar”;
cuando el pobre pensaba , como yo,
en que en la Navidad se pondría morado con jamón,
polvorones y vino del mejor.
Este año como el anterior,
seguirá pidiendo al Niño Dios
que le dé un techo y, aunque no sea de tejas rojas,
como la Flor de Pascua, que sea una humilde choza
y que no sea su lecho de perfumadas rosas
pero nunca, por favor, de las más duras rocas
y que el morado, el rojo o el azul del mismo cielo,
si no le proporcionan calor de bienestar, que no le quiten sus sentimientos
y lo cubran y protejan de más y más heladas
que le abrasan hasta su misma alma.

Oh, roja Navidad,
dame tu felicidad
con ese bello pascuero
que tanto admiramos y queremos!!
ya que, aunque no sea la flor del dinero,
parece que en él vemos un singular rojo timiaterio o pebetero
que se ofrece a incensariar y salvaguardar nuestros merecidos derechos;
con el perfume de la mismísima verdad
pues, la blanca Navidad
ésa, queda para la postal de la única verdadera amistad,
la de los corazones, portales que laten en todo momento y edad.

Noticias de la Villa y su empresa editora Publimarkplus, S.L., no se hacen responsables de las opiniones realizadas por sus colaboradores, ni tiene porqué compartirlas necesariamente.

Noticias relacionadas

 
22 enero 2020 | Patricio González García
Nuestras navieras haciendo comarca (modo ironía)
 
21 enero 2020 | Pepe Pol
La otra pasarela barreña
 
19 enero 2020 | Rafael Fenoy Rico
Pin parental de VOX