Papeles de pobre

 

Cantaba Serrat en la década de los noventa refiriéndose a los pobres: “No paran de llegar. ¿Quiere usted que llame a un guardia y revise si tienen en regla sus papales de pobre?”

Y es que la mezquindad humana no es patrimonio de nadie. Está en todos los grupos y en todas las personas, también en todas las ideologías políticas y sociales, aunque este sistema cruel y asesino de derechos que llamamos “capitalista” se lleva la primera condecoración.

Si eres pobre, además de serlo, tienes que demostrarlo. Tienes que aclarar hasta qué punto llega tu pobreza. Tienes que tener en regla “los papeles de pobre” y ellos deben reflejar, con clara evidencia, de que eres un muerto de hambre y no un aprovechado. Si tienes algún ingreso, ya no eres pobre según los señores que deciden. Si no cumples “la legalidad”, ya no te consideran pobre, aunque lo seas. Pero si eres rico y la vida te sonríe, no hay nada que demostrar. Tienes a tu disposición todas las leyes y engaños.

Para este sistema capitalista que ha dejado de lado al ser humano y lo ha convertido en una pieza más del sistema, “eres en cuanto produces” convirtiéndote en un número, en un engranaje más de su palacio de monedas. Asesinos de derechos a los que solo importan las ganancias. Esta es la ética de tu tiempo y del mío, de nuestro tiempo. La ética que nos quieren imponer y que acabaremos asimilando si no hacemos algo. Písala si crees que todo puede ser distinto. Denúnciala si piensas que tu vida y la de todos merecen otro trato, otras oportunidades. Lucha por tus derechos, por un mundo humano en el que las personas sean tratadas como tales y no como marionetas de un sistema que nos manipula a su antojo o como crueles documentos que definen tu dignidad.

Querido amigo, ojalá fuésemos todos iguales en algo más que en el nacer y en el morir. Parece una utopía, un deseo, una quimera, pero es posible. Juntos podemos luchar contra las injusticias y por un mundo más igualitario para todos no solo para unos cuantos. Un abrazo. Ánimo y adelante.

Noticias de la Villa y su empresa editora Publimarkplus, S.L., no se hacen responsables de las opiniones realizadas por sus colaboradores, ni tiene porqué compartirlas necesariamente.

Noticias relacionadas

 
26 enero 2021 | Patricio González García
El virus va ganando
 
25 enero 2021 | Patricio González García
Alberto Galán, mi amigo
 
24 enero 2021 | Rafael Fenoy Rico
Estrategias sindicales pandémicas