Novena Provincia

Seguimos sin saber los muertos

 

Voz Pópuli me ha recordado aquella frase increíble de Labordeta cuando hace ya 17 años mandó ¡A la mierda!’, a la bancada popular en una de sus intervenciones. Y es que Labordeta era auténtico y eso nos vendría bien ahora para este lamentable baile de muertos que estamos viviendo con motivo de la pandemia. Y es que no estamos acostumbrados a que quienes nos gobiernan digan las cosas por su nombre y sí estamos acostumbrados a que se tiren los trastos a la cabeza sin sentido. Pedro Sánchez tiene que ser el primer interesado en ofrecer los datos reales de cuántos ciudadanos han fallecido a causa del virus, porque sólo con datos reales va a poder trabajar la investigación y la ciencia para momentos futuros. Nos confinamos mal y tarde y hemos estado cuatro meses de infarto precisamente por habernos confinado tarde y mal. Ahora abrimos nuestras fronteras y el virus va a poder viajar en primera clase, prepárense.

Si no somos capaces de ofrecer datos concretos y reales, ¿de qué somos capaces en este país? Desgraciadamente, somos capaces de camuflar la muerte, de no mostrarla porque es incómoda y eso es un grave error para la conciencia general y para la propia historia. No hemos visto a nuestros muertos, no hay féretros, no hay ninguna imagen, no va a haber memoria gráfica del drama vivido, memoria necesaria para la historia de este país y que no sé quién decidió, pero se decidió en algún despacho que no la hubiera.

No hay tampoco imágenes del dolor de los miles de personas que se han dejado la piel salvando vidas, que se han dejado la suya propia, ni tampoco de los que ya no están entre nosotros. Pongamos en una explanada 28.000 o 46.000 féretros y quizás seamos más conscientes del drama por el que hemos pasado y antes de arriesgar tomemos todas las precauciones porque mucho me temo que el verano da pie a una relajación que no nos podemos permitir. Que no se quiten responsabilidades nuestros políticos echándosela a la responsabilidad individual de cada uno.

Son 18.000 la diferencia, 18.000 personas muertas o vivas ¿Pero, qué es esto?.

Tenemos un Instituto Nacional de Estadística que ofrece datos, las funerarias, los hospitales, el Instituto Carlos III (MOMO). Podemos y debemos ser rigurosos. Tenemos que serlo por nuestros muertos, por los familiares y por la sociedad en general. ¿O vamos a celebrar un funeral de Estado sin saber cuántas son las bajas? Sería de auténtica traca y esto solo genera inseguridad y falta de confianza. Cuídense: mascarilla, distancia social y mucho lavado de manos. Suerte a todos.

 

Noticias de la Villa y su empresa editora Publimarkplus, S.L., no se hacen responsables de las opiniones realizadas por sus colaboradores, ni tiene porqué compartirlas necesariamente.

Noticias relacionadas

 
08 julio 2020 | Ángel Tomás Herrera
El oficio de Mamón
 
07 julio 2020 | Redacción
Alarmarse, 27 septiembre
 
06 julio 2020 | Patricio González García
Algo se muere en el alma
 
06 julio 2020 | Pepe Pol
El paraguas del amor