Ser andaluz por Pedro Moriche

 

Fue Felipe «el mellizo» el padre de la malagueña grande, como la conocemos hoy. Fundiendo, según dicen los entendidos, el fandango malagueño con cánticos gregorianos creó la «malagueña». Como Felipe fuera gaditano, es considerada la malagueña como cante de Cádiz, aunque parezca contradictorio. Se movía Felipe por el matadero de Cádiz, catedral del flamenco de finales del siglo XIX y principios del XX. También era asiduo del matadero el gran Ignacio Ezpeleta, creador del celebre «tirititran tran tran» que precede a las «alegrías de Cádiz».

Cuentan que cierto día un periodista (según otras teorías fue el mismísimo Lorca) le preguntó: «Y, ¿en que trabaja Vd.?»; a lo que él contestó: «Mire usté, yo soy de Cai».

Ha dado la vuelta al mundo la malagueña, el tirititrán y la respuesta sin desperdicio de Ignacio. El arte de Cádiz y de Andalucía es incuestionable. Yo mismo me siento orgulloso de ser andaluz, con todo lo que ello significa. Me gusta el flamenco y pertenezco a la Peña Flamenca Fosforito de Los Barrios, que como otras Peñas del campo de Gibraltar, de Cádiz y de Andalucía, defienden la cultura andaluza.

Las Peñas son verdaderas Icastolas de nuestra cultura, a pesar de su hermetismo y excesiva ortodoxia, a veces.

Sin embargo hay algo que parece que va ligado a nuestra cultura y con lo que no estoy para nada de acuerdo. Tengo que reconocer que me hizo mucha gracia la anécdota que describo al principio de mi escrito sobre Ignacio Ezpeleta y lo que le soltó a aquel periodista. A pesar de eso, no estoy dispuesto a hacer de esto nuestra bandera. Y es que me hace muy poca gracia escuchar a algunos cómicos referirse a lo poco que le gusta trabajar, especialmente cuando trata de ligarlo a su condición de gaditano o andaluz.

Pues mire Vd. Señor cómico: En Andalucía, y en Cádiz hay mucha gente; la mayoría; que trabaja duro todos los días, las más de la veces por un sueldo mísero y en condiciones deplorables. Sin ir más lejos, el que suscribe, se levanta todos los días a las siete y media, y no soy el que más madruga en mi pueblo.

Noticias de la Villa y su empresa editora Publimarkplus, S.L., no se hacen responsables de las opiniones realizadas por sus colaboradores, ni tiene porqué compartirlas necesariamente.

Noticias relacionadas

 
29 noviembre 2020 | Pepe Pol
Terror doméstico
 
29 noviembre 2020 | Patricio González García
El sufrimiento
 
29 noviembre 2020 | Patricio González García
La izquierda radical y los fachas
 
28 noviembre 2020 | Rafael Fenoy Rico
Ayuda a domicilio desahuciada