Tú puedes ser Navidad

 

Se acerca de nuevo la Navidad, fiesta de amor y de paz, de buenos sentimientos y añoranzas recordadas, de origen cristiano pero que muchos se empeñan en convertir en algo tan absurdo como “fiesta del invierno”. Pero a pesar de todo, espero y deseo que esta festividad sea para creyentes y no creyentes, una oportunidad para crecer en humanidad y ser, si cabe, buenas personas y mejores hermanos.

La Navidad sólo tendrá sentido cuando los valores sean colores que adornen la vida, cuando seamos capaces de congregar y unir en vez de separar y dividir. Navidad, cuando ayudamos y tendemos la mano al vecino y hermano que se siente sólo y abandonado, cuando somos bálsamo que cura heridas y perfume que rocía los odios y rencores. Navidad, cuando nos hacemos peregrinos con el que camina cansado, cuando la solidaridad, la paciencia, la alegría y la justicia, adornan nuestras obras y palabras, cuando damos lo mejor de nosotros sin importar a quien. Navidad cuando somos, de verdad, amigos y hermanos, cuando la bondad está escrita en nuestras pobres manos, cuando somos capaces de dar pan al pobre que tenemos al lado sin preguntar su procedencia o el lugar al que lo arrojaron. Navidad cuando hacemos nacer de nuevo en nuestros corazones lo mejor de nosotros, cuando somos capaces de concebir un mundo distinto donde mueran las guerras y discordias y nazcan el amor y la paz.

Construyamos entre todos la Navidad, la verdadera, la que nos hace abrirnos al llanto y al canto de la solidaridad y al grito de los pequeños y excluidos de la tierra, la que hace enmudecer al poderoso y ensalzaral pobre y oprimido, la que nos trae los valores que son capaces de edificar un mundo más fraterno y dichoso en el que podamos convivir. Entonces, sólo entonces, tendrá sentido esta fiesta tan cristiana como pagana que llamamos Navidad.

Amigos y amigas, de pesebre en pesebre, de posada en posada, de camino en camino, de esperanza en esperanza, todavía es Navidad. Siempre es Navidad. Un abrazo a todos. Ánimo y adelante.

Noticias de la Villa y su empresa editora Publimarkplus, S.L., no se hacen responsables de las opiniones realizadas por sus colaboradores, ni tiene porqué compartirlas necesariamente.

Noticias relacionadas

 
24 febrero 2021 | Patricio González García
Siete años de la muerte de Paco de Lucía
 
22 febrero 2021 | Pepe Pol
Tu último vuelo, maestro
 
22 febrero 2021 | Patricio González García
Seguimos en estado de alarma, creo