Tú también eres independentista

 

Pues sí, has leído bien. Si eres del Campo de Gibraltar, lo más probable es que seas independentista o que apoyes las ideas del independentismo. Porque, a fin de cuentas… ¿qué es el independentismo sino el deseo de autogestionarse? Básicamente se trata de la necesidad percibida de un grupo de personas (que normalmente comparten un mismo territorio) de responsabilizarse de sus propios asuntos por ellos mismos, sin interferencias externas.

Si perforamos la coraza de sentimientos patrios, (huyendo del yo me siento de aquí, de allá o de acullá) nos damos cuenta de que en última instancia se trata de la manera en la que gestionamos los asuntos económicos de los oriundos. El vil metal que lo domina todo, al fin y al cabo, siempre acaba por imponerse. ¿Todavía no te has convencido de tu incipiente independentismo? Pues vamos a ser más claros, tenemos varios ejemplos de ello en nuestra propia comarca y seguro que no te habías dado ni cuenta. Empezando por nuestro recién estrenado municipio: San Martín del Tesorillo. Aún están quitándole el plástico a la independencia municipal y seguro que se sienten muy bien gestionándose por ellos mismos ya que, sin duda alguna, quien mejor conoce las cuitas del Tesorillo son los tesorilleros.

Pero aún diría más: si eres de La Línea es más que probable que defiendas el proyecto de ciudad autónoma de su Alcalde, Juan Franco, porque… ¿qué es la autonomía sino una forma de independencia político-económica? En este caso, los y las linenses han apoyado masivamente en las urnas que La Línea se independice de Andalucía y se convierta en la tercera ciudad autónoma de España, con objeto de acometer mejor las reformas que, por su cercanía y especial relación con Gibraltar, viene necesitando desde hace décadas. Una vez más, desde La Línea se podrá presentar más cruenta batalla a los fantasmas locales que desde la lejana Sevilla. ¿A alguien se le ha ocurrido pensar que si consiguen su reivindicación los linenses dejarían de ser andaluces?

Los tricentenarios barreños no se quedan atrás, pues algunos de ellos están deseosos de seguir el ejemplo del Tesorillo y constituirse como municipio soberano. En su momento caló hondo el sentimiento de “Palmones independiente”, pero parece que hoy en día el otrora caudaloso río municipalista transcurre por un meandro más tranquilo. No obstante (y aunque a la sazón atraviese una peligrosa crisis existencial) algo se consiguió al formalizarse la Junta de Distrito.

Para el final vamos dejando los casos más flagrantes de independentismo campogibraltareño, pues todavía se escuchan las fanfarrias y el clamor de las voces que exigían la creación de la “novena provincia” andaluza. En esta ocasión se mezclaban las razones identitarias con las político-económicas, una comarca deprimida y olvidada reclamaba la autogestión como solución a su abandono institucional. Muy legítimo, sin duda, aunque no se llegara a conseguir. Puerto propio, idiosincrasia propia… incluso Estrecho propio. A esta reivindicación no le faltaban perejiles.

¡Y cómo olvidarnos de la Roca! Ese peñasco que se alza imponente en medio de la mar salada, sin el abrigo de sierra o cordillera que lo sustente. Medio español en lo social y medio inglés en lo económico, con un idioma mestizo entre el “tengo un happy birthday” y el “llámame p’atrás”. Los llanitos no son independientes, pero actúan casi como si lo fueran: moneda, fiscalidad, habla y gobierno propios… disfrutan de lo mejor a ambos lados de la verja. ¡Qué gran ventaja eso de la autogestión! Para ellos, por supuesto.

Tesorillo, La Línea, Palmones, la novena provincia y Gibraltar son o quieren ser independientes. ¿Y tú?

Noticias de la Villa y su empresa editora Publimarkplus, S.L., no se hacen responsables de las opiniones realizadas por sus colaboradores, ni tiene porqué compartirlas necesariamente.

Noticias relacionadas

 
14 diciembre 2019 | Pepe Pol
Eres, Gibraltar
 
13 diciembre 2019 | Pepe Pol
Cucarrete
 
12 diciembre 2019 | Pepe Pol
Oh, roja Navidad
 
10 diciembre 2019 | Darío Iglesias Muñoz
Gaviota que ve lejos, vuela alto