¿Utopía o realidad?

 

El gran pecado casi imperdonable de la humanidad es no vivir, abrirle las puertas del corazón a la temida parca mientras el hálito de vida aún recorre nuestro interior. Vivir no consiste sólo en estar en la vida, sino en participar del convite, bebiendo el vino de la fiesta y embriagándonos, sorbo a sorbo, del elixir de la existencia. Vivir consiste en ser protagonistas de este mundo que, a veces, sólo a veces, parece ser la puesta en escena de una magnífica obra de teatro.

Vivir es ser y conocer, amar y ser amados, sentir qué se pierde cuando el amor se olvida o cuando no es correspondido, experimentar qué se siente cuando se pierde a alguien querido, y cómo palpita nuestro corazón cuando la vida llama a las puertas de este mundo que pasa.Vivir es saber qué se siente cuando un amigo nos pone la mano en el hombro, cuando el café deseado se alarga y los cigarrillos desfilan provocando un placer efímero y ansioso.

Vivir consiste en tropezarnos y volvernos a tropezar, en levantarnos y volvernos a caer. Vivir es crecer y saber despedirse a tiempo, decir adiós cuando no es posible un hasta luego.
Vivir consiste en estar vivo y parecerlo, exprimir cada momento como si fuera el último, el primero, el único instante que te ofrece la vida porque, los segundos que pasan, nunca vuelven. Esta es la más sabia sabiduría del sabio.

Cualquiera está dispuesto a arruinar la vida con tonterías. Cualquiera está dispuesto a amargarse la vida por conseguir unas metas que no le van a ayudar vivir más. Si nos convenciéramos que lo importante de la vida son las personas y compartir con ellas la vida, quizás desaparecerían las guerras y las injusticias, las miserias humanas y los prejuicios, las prisas y las ambiciones, los dogmas y las cadenas que nos atan. Quizás dejaríamos de lado las ideologías que matan y empezaríamos a tratarnos como hermanos, como iguales. Quizás algún día, aunque suene a utopía, empezaremos a querernos y a respetarnos.

Mientras tanto, unos pocos, no muchos, seguiremos soñando y anhelando un mañana mejor, más justo y más humanos. Un abrazo a todos. Ánimo y adelante.

Noticias de la Villa y su empresa editora Publimarkplus, S.L., no se hacen responsables de las opiniones realizadas por sus colaboradores, ni tiene porqué compartirlas necesariamente.

Noticias relacionadas

 
18 abril 2019 | Rafael Fenoy Rico
Ritos, Rituales, Magia y Religión
 
15 abril 2019 | José Antonio Ortega
Pinchó en hueso
 
15 abril 2019 | Ángel Tomás Herrera
El Síndrome de Procusto
 
11 abril 2019 | Cartas al Director
El reconocimiento de la buena gente