Eres, Gibraltar

 

Eres, Gibraltar, un iceberg de piedra
que hasta la sangre me hielas.
Dicen que eres de la Reina y tus lores
pero, tus verdaderos señores
son esos monos que se ríen de los mismos cañones
y los comerciantes, judíos, moros o de cualquier raza y colores,
que hacen de ti un mercado apetecido
para que se den cita contrabandistas del extranjero y vecinos
que ven en la Roca, el mejor de los paraísos perdidos
para que, sus billetes crezcan y crezcan y los casinos
nunca se los den fundidos.
Unos,para seguir haciendo fortuna en sus vidas
y que la ruleta o el bingo de la suerte les colme de dicha
y otros, los infelicies, simplemente, para salir del paro y llenar la barriga
con las ganancias que deja la venta de unos cuarterones de tabaco
o algo no tan suave y blando
pero mucho más rentable a la hora de ofrecerlo al comprador .
Tu fuerza, hoy reside en la tropa inglesa
pero, tu poder es ser baluarte estratégico de la Bahía esa.
Columna de Hércules o Calpe, tú siempre apetecida serás
por las potencias que quieren controlar el mundo entero
y te ven como un singular portaviones, una plataforma estrella
para dominar el Mediterráneo desde ese punto del Estrecho
.

Eres, Gibraltar, un enigmático y singular barco
anclado en la Bahía enarbolando
la bandera ajena a la de tu Campo
y, en las noches de bruma,
pareces monstruo salido del agua
que , sacudiendo su melena,a la misma Luna,
cual fiero león,
ruge amenazante con furiosa bravura
enseñando tus afiladas zarpas
y diciendo que en tu panza
tienes la metralla que tanto al mundo daña.

Eres, Gibraltar, gran cantera,
de la piedra más preciosa estás llena,
y no hace falta barreno ni pico ni pala
para abastecerse de ella.

Eres, Gibraltar, la misma Babel,
aunque no eres torre y si, de España escabel,
mezcla de razas, confusión de lenguas son tus calles
aunque sobre ellas domine la universal para que todo papel
de curso legal esté en inglés y así salve
al Peñón para que sea la llave
que cierra y encierra tantas cosas y solo una abre.

Eres, Gibraltar , la pieza del puzzle campogibraltareño,
esa que le falta para estar completo
pero quizá, cuando se produzca tu anexión y el Campo esté pleno
los románticos, los soñadores y trotamundos igual perdemos
lo más bonito, el Gibraltar de los muchos sueños,
y eso vale más que todos los paraísos
sean fiscales o mismo divinos.

Eres, Gibraltar, la piedra del mechero del mundo,
al mínimo roce, cual chisquero,
pueden volar todos los sueños ;
y tú, refugio de los sempiternos viajeros,
puedes sumergirte en la eterna noche
y ser solo un singular islote
donde canta la nostálgica gaviota y los náufragos del vivir
encuentran en ti, Roca, el grandioso elixir
de una vida plenamente feliz
leyendo un libro lúgubre de Cadalso
o de los muchos que cayeron por subir a la Roca.
Pareces ser fácil caballo
y eres, cimarrón salvaje que patea y cocea
a quien las bridas libre no te deja
para seguir, cual Pegaso, cabalgando sobre las olas de los tiempos
sin sentir temor y miedos
a hundirse con la mucha y gran carga que portea;
pues, aunque jaca pareces, eres, en estos tiempos,
periscopio del tremendo submarino que albergas
en tus arcanos secretos que me dan miedo.

Eres, Gibraltar, la península de la península,
tan minúscula que semejas isla.
El pirata que enarbolaba bandera inglesa
a ti te tomó y, con la firma de Utrecht, al Reino Unido pasas cual colonia te deja
pero, tu pendón y sello,
a San Roque en singular éxodo lo trajeron
los muchos que de ti marcharon huyendo
y haciendo que ese pueblo sea tu atalaya y nuevo puesto
sumado a Algeciras y Los Barrios que contigo crecieron
al llegar vecinos y más vecinos.

Eres, Gibraltar, la mejor estampa visto desde el alto del Bujeo,
en un día despejado de Poniente, ilídica postal más bella
que pueden disfrutar los ojos de cualquier viajero
pero, si lo hacemos, desde la zona de Málaga
al contemplar tu cara agreste y dura , la de tus espaldas,
comprendemos que seas ese fuerte y baluarte natural que las andaluzas montañas
quisieron que emergiera del mismo mar para ser tan espectacular
que, si una cara me alegra la vida,
la otra, aunque es de la misma moneda, tu esterlina libra,
de susto y miedo hasta parece quitarme el aliento de mi vida .

Eres, Gibraltar, maestra llave
La Línea sin ti lloraría a mares
porque eres su cajetilla,de cigarrillos con el filtro “ made United Kingdom”
o la picadura de un “Montecristo”,
un puro de piedra que, por mucho humo que salga de la refinería,
el tabaco de Gibraltar, ése para el fumador no contamina
y siempre le gusta sea cuarterón o cajetilla.
Me emborracho, sin siquiera de ti beberme un grado de alcohol,
nada más pensando en que, “güisqui”, ginebra o rón
son también botellas codiciadas para el turista que quiere llevarse cajas a montón
y solamente le dejan pasar una muestra como botón
y, no vale que te llenes de perfume tus bolsillos y piel
pues, por muy llanito, “sueco” o inglés
que te quieras hacer, al pasar los “ Bobbies” te dirán:
“ “Pixaa”, a mi no me la das!
yo también, si quiero se “mangar;
así que, en euros a pagar y en libras cambiar
si deseas por aquí esos artículos pasar”!!

Eres, Gibraltar, la enseña y la divisa
y, recuerda, por mucho Brexit que allá en la metrópoli pidan,
a ti de Europa y España no te separan
porque, aunque no quieran reconocerlo , sin la Línea no serías nada
y quedarías en Roca y tú eres la más grande de las cosas
por eso, todo el Campo de Gibraltar te desea abrazar
y decir : “ ¡Ven” pacá”, “llanito de mi arma”. Deja ”el pan de lata”
y la mantequilla “ La Cigüeña” y, comete una “rebaná “del moreno y manteca colorá
o, unos buenos chicharrones rematando con café y pastelitos de La Plata ,
que tanto te gustan, porque tú eres de España
y, de nadie más!”

Noticias de la Villa y su empresa editora Publimarkplus, S.L., no se hacen responsables de las opiniones realizadas por sus colaboradores, ni tiene porqué compartirlas necesariamente.

Noticias relacionadas

 
20 septiembre 2020 | Patricio González García
Los Besos
 
20 septiembre 2020 | Patricio González García
La fusión
 
19 septiembre 2020 | Pepe Pol
Ben Harás
 
19 septiembre 2020 | José Antonio Hernández Guerrero
Manejar el freno para evitar el desenfreno