La torre de la Iglesia de San Isidro en Los Barrios (1766-1769): Un trabajo excepcional del arquitecto Fray José de San Miguel

En los último años he investigado cuanto concierne a la iglesia parroquial de San Isidro Labrador de Los Barrios (templo, torre y archivo), pues como cronista oficial la Delegación Municipal de Cultura me encomendó redactar el informe histórico para ser considerada Bien de Interés Cultural (BIC). Pero, a pesar del abundante material documental recopilado, aún me quedan importantes cuestiones que convendría seguir investigando. Como avance de lo investigado presento en estas X Jornadas de Historia del Campo de Gibraltar (Algeciras, 24 a 26 de octubre de 2008) una comunicación dedicada a la Torre de la Iglesia, a la que califico como trabajo excepcional de la arquitecto fray José de San Miguel, de la Orden del Carmen Descalzo (OCD).

En el reportaje de esta semana sobre la villa de Los Barrios, la historia de nuestro municipio en todos sus aspectos, en colaboración con el Instituto de Estudios Campogibraltareños (IECG). El artículo que hoy publicamos trata sobre el ‘La torre de la Iglesia de San Isidro en Los Barrios (1766-1769): Un trabajo excepcional del arquitecto Fray José de San Miguel’ de Manuel Álvarez Vázquez, Historiador. Almoraima. Revista de Estudios Campogibraltareños (38), 2009, pp. 113-129.

La arquitectura carmelitana

La clasificación arquitectónica de la iglesia de San Isidro Labrador en Los Barrios hasta ahora ha sido insatisfactoria, por imprecisa o por contradictoria. Su estilo artístico primero se consideró propio del Barroco dominante en su época (Toscano, 1984, I: 164; Corzo, 1984: 50), aunque el Templo y la Torre tienen elementos peculiares alejados de la preceptiva barroca. Luego se apuntó su clasicismo, siendo Antonio de la Banda y Vargas (1984: 277; 1991: 44) pionero en clasificarla dentro del Academicismo. Según él, la reforma artística de la dinastía Borbón llegó a Andalucía en la segunda mitad del siglo XVIII, dando un Barroco clasicista opuesto al tradicional. La estancia real en Sevilla (1729-1733) y la obra del ingeniero militar Sebastián van der Beer en la Fábrica de Tabacos (1750-1766) de esa ciudad, moderaron el anterior barroquismo arquitectónico andaluz, aunque el verdadero cambio estético no se extendió hasta el reinado de Carlos III (1759-1788), cuando la Real Academia de Bellas Artes de San Fernando (1756) guió cierto centralismo artístico clasicista, el Academicismo, que media cronológicamente entre el Barroco y el Neoclasicismo. Al Academicismo gaditano pertenecerían la obra arquitectónica de Torcuato Cayón de la Vega (1725-1783) y sus discípulos, pero también algunas otras menos conocidas como las parroquias de San Pedro y San Pablo en San Fernando; las de Nuestra Señora de Guadalupe y Nuestra Señora de la O, en Algar y Ubrique respectivamente; o la capilla de la Visitación en San Roque y la propia iglesia de San Isidro en Los Barrios (Banda, 1991: 16-21).

Puede leer el reportaje completo en la página de Almoraima del Instituto de Estudios Campogibraltareños ‘La torre de la Iglesia de San Isidro en Los Barrios (1766-1769): Un trabajo excepcional del arquitecto Fray José de San Miguel‘.

 

Noticias relacionadas

 
24 agosto 2020 | Redacción
Bartolo, «el Pájaro»