Alcalde NiNi

 

Manuel Ramírez Tocón | Vecino de la Villa

En este artículo de opinión cualquier parecido con la realidad es pura coincidencia, como ocurre en las películas de los domingo en la televisión, aunque puede estar basado en hechos reales.

Esta anotación influye en el televidente y en su juicio a priori sobre la película en cuestión, si yo lo empleo es por no herir la sensibilidad de los amores ciegos, que haberlos…”hailos”.

El narcisismo superlativo le convirtió en su propio asesor de imagen. Su primera decisión fue cambiar la figuración pleiteante pasando de sostener pancartas a empuñar el bastón de mando. En ese momento la columna vertebral se alzó paralela al insigne báculo y por cuestiones matemáticas mas que de estética, su vista dejo de caer perpendicular a su pueblo para toparse en un infinito de promesas.

A partir de ahí, comenzó la adaptación al medio. Una primera etapa significó un quiero y no puedo comprobando cual distante está la trastienda de una sede de ser regidor y ejecutor de los destinos de un pueblo. A esta, le siguió el apoltronamiento resignado, aceptado y disfrutado de ser uno mas y no el campeador de antaño.-Muerta la ficción y difuminada la fantasía, mejora tu economía -se repetía a diario en una perpetua terapia de grupo donde cada día se encontraba mas solo.

Lejos quedan las pegatinas en las aceras rotas, lejos quedan las demandas en las cunetas, lejos queda ese joven prometedor enarbolando el verde omeya y el blanco de las almas puras andaluzas. Las aceras siguen rota y sucias sus cunetas y con doscientos lienzos verdes y blancos tapó la vergüenza de sembrar de parados su rincón andaluz.

Fácil es vestirse de buhonero para pregonar el genero en las ferias populistas donde, entre alehop y saltos de cabras, se venden promesas vacías a un pueblo. Pero cual distinto es darle de comer , de vestirlo, de asearlo, de mimarlo viéndolo crecer y de garantizarle un futuro que transmita orgullo de vivir en él. Cuando todo esto falla, cuando no existe vínculo paternal ni compromiso de honestidad, cuando ni trabajas ni estudias, aparecen los fantasmas, cuya existencia atribuías a los anteriores moradores de tu sillón, y siembras de fiestas, bailes, charangas y panderetas las calles de tu pueblo ocultando bajo tanto bacanal una herida incurable con partituras valencianas.

Cuando la ignorancia, la impotencia, la inoperancia la falta de cualificación y las alcayatas con diplomas de todo a cien llenan el lugar donde debe residir el motor de un pueblo, este deja de crecer y se somete a un programa perenne de mantenimiento donde el único proyecto es luchar contra el envejecimiento y donde las miradas al futuro hacen añorar un pasado mejor. De nada valen muletas que te mantenga erguido por la izquierda o por la derecha, el orgullo que te alzó debe mantenerte en pie y si no lo consigues…márchate, pero nunca te embadurnes de barro mientras pasas las hojas de un calendario tan vacío como tu conciencia.

 

Noticias de la Villa y su empresa editora Publimarkplus, S.L., no se hacen responsables de las opiniones realizadas por sus colaboradores, ni tiene porqué compartirlas necesariamente.

Noticias relacionadas

 
29 noviembre 2020 | Patricio González García
La izquierda radical y los fachas
 
28 noviembre 2020 | Rafael Fenoy Rico
Ayuda a domicilio desahuciada
 
28 noviembre 2020 | Manuel Ramírez Tocón
Cuando mi pueblo olía a mierda
 
28 noviembre 2020 | José Antonio Hernández Guerrero
Violencia de género