Andalucía no puede quedar al margen del nuevo tiempo político

 

Antonio Pérez Girón | Periodista y Escritor

Tal como auguraban las encuestas y el momento político el Congreso de los Diputados será muy distinto tras las elecciones del pasado día 20. El bipartidismo imperfecto ha tocado a su fin y la mayor representatividad del parlamento impone la cultura del pacto. Algo, por otra parte, muy común en las democracias europeas. Aunque PP y PSOE hayan resistido, con enorme sangría de votos, a partir de ahora nada será igual en la política española.

La grave crisis económica, la corrupción política, la pérdida de derechos sociales y el empobrecimiento de una parte importante de la población, ha hecho mella en la democracia española, nacida del pacto constitucional de 1978. Las nuevas generaciones comprometidas que no conocieron la Transición venían demandando un cambio en el sistema. “El no nos representan” fue uno de los eslóganes del movimiento del 15-M. Y en buena parte esa rebeldía se ha plasmado en las urnas. Comenzó con las elecciones europeas, que aceleró la abdicación del rey Juan Carlos y la dimisión del líder de la oposición, el socialista Rubalcaba, y ha tenido su consagración en las generales últimas.

No sería justo entender que la Transición no sirvió para nada. Gracias a ese pacto se articuló un sistema democrático que permitió cambios significativos en España. El mismo sistema desde el que se pueden y se deben abrir nuevos caminos acordes a la sociedad actual. Con sus carencias, quien la vivimos desde la lucha por la democracia, sabemos que no fue posible avanzar más, teniendo en cuenta que en la cúspide del poder se mantenía un Ejército de generales y jefes que habían ganado la guerra civil e incluso combatido al lado del nazismo. Ello, en plena “alianza” con el terrorismo más despiadado, no facilitaba otro tipo de salida.

Pero si a alguien se le puede achacar ese descontento de muchos jóvenes y de una parte de la sociedad española, es a aquellos que se han aprovechado de la democracia del 78 para sus propios intereses. A la corrupción señoreada en la política, se une los defectos de origen del propio sistema. Así, la propia Ley Electoral que nace de un decreto-ley preconstitucional de 1977, y que tuvo su continuidad en la Ley de 1985, hace que la representación en las instituciones no se corresponda con la completa realidad del voto. Izquierda Unida es buen ejemplo de esa injusta norma, que beneficia a las grandes formaciones y a los nacionalismos consolidados.

Si el modelo político nacido tras la dictadura franquista, condicionado, insisto, por los poderes de entonces, fue válido para la convivencia ciudadana, ahora hay que ser lo suficientemente valiente para acometer los cambios que una importante parte de la sociedad demanda. Buscar un nuevo consenso, acorde con los tiempos. Aceptado desde el diálogo.

Derecho a decidir no es independencia

Uno de los mensajes de las últimas elecciones es claro: el porcentaje de votos partidarios del denominado “derecho a decidir” es considerable, si tenemos en cuenta que el partido Podemos, que lo llevaba en su programa (en alianza con formaciones soberanistas), ha sido el gran triunfador (69 diputados en sus primeras elecciones generales, aunque no haya logrado el pretendido sorpasso al PSOE). Ya en otros artículos me he referido a que ese derecho no significa necesariamente apuesta por la independencia. El derecho a poder decidir es más amplio y se identifica con el concepto soberanismo, no con independentismo. Como señala el profesor Vicenc Navarro: Un pueblo, una nación, puede ser soberano (y por tanto tener el poder de decidir sobre qué relación desea con otros pueblos o naciones) y aun así escoger no ser independiente. Poder de decidir implica el poder de escoger entre varias alternativas, una de ellas, naturalmente, la independencia”. Pues bien, esta es otra de las realidades que aflora en la nueva situación. Probablemente el voto a Podemos esté basado en su programa social antes que en este postulado, pero se trata de una cuestión que tarde o temprano habrá de abordarse constitucionalmente.

Andalucía en la encrucijada

Ante este nuevo tiempo político Andalucía puede quedarse al margen de los cambios que se avecinan, incluso no ser considerada como nacionalidad histórica. El Parlamento andaluz aprobó recientemente con los votos favorables de PSOE, Izquierda Unida y Podemos, la proposición no de ley, en defensa del patrimonio constitucional andaluz. Una iniciativa elaborada por el colectivo Más Andalucía que fue acogida por el grupo parlamentario de Podemos. Aunque recortada en el trámite, compromete a los representantes de los andaluces en la defensa de lo conseguido a partir del 4 de diciembre de 1977 y posteriormente con el referéndum del 28 de febrero de 1980, que permitió situar al país andaluz a la misma altura que las reconocidas como nacionalidades históricas.

Con todo ello, la sensación que se percibe es que Andalucía corre el riesgo de estar ausente de esta segunda transición. La formación de una fuerza propia, que recoja a los diferentes colectivos existentes, algunos especialmente activos, está siendo demandada desde diferentes provincias. Una tarea nada fácil la de abrir un espacio electoral, difuminado por la grave crisis del andalucismo, que llevó a la desaparición del único y debilitado referente (Partido Andalucista).

Una nueva fuerza política habría de recoger los postulados de Blas Infante y el compromiso de progreso que su figura representa. Consecuentemente, tener un carácter progresista y abierto a las posibilidades del nuevo tiempo político. Buscar alianzas con partidos que, aun siendo estatales, apuesten por la defensa de la identidad andaluza. Por supuesto, tener como prioridad la defensa de los derechos sociales, de los más desfavorecidos, que en los últimos años se han incrementado de manera alarmante. Situar, en definitiva, a Andalucía como protagonista y no espectadora de los cambios que se avecinan.

 

Noticias de la Villa y su empresa editora Publimarkplus, S.L., no se hacen responsables de las opiniones realizadas por sus colaboradores, ni tiene porqué compartirlas necesariamente.

Noticias relacionadas

 
08 agosto 2020 | José Antonio Hernández Guerrero
Necesitamos acompañar para sentirnos acompañados
 
07 agosto 2020 | José Antonio Ortega
Uno más de nosotros
 
06 agosto 2020 | Rafael Fenoy Rico
Hoy 6 de agosto Hiroshima