Cómo han evolucionado las relaciones de pareja

Las relaciones de pareja forman parte del ciclo vital de las personas. A lo largo de la historia, este tipo de uniones han evolucionado considerablemente, y cada vez hay mayor variedad de relaciones. Una relación sana es aquella en las que existe una buena comunicación, honestidad y confianza entre los miembros de la pareja. Por contra, una relación insana es la que carece de respeto y libertad.

Tener una relación de pareja no debería ser un impedimento a la hora de hacer nuevas amistades. Los españoles son gente muy sociables y amables, es verdad que los andaluces tienen fama de ser muy simpáticos y divertidos, por lo que, si estás interesado en conocer gente nueva, haz nuevas amistades en Sevilla, y conoce a otra persona, simplemente, para establecer una relación de amistad o de cariño.

Existen personas con las que se puede establecer un vínculo especial de intimidad generando una bonita amistad. Todos necesitamos tener un amigo a quien contarle nuestras pasiones, deseos y lamentos más ocultos que a otras personas no nos atrevemos a contar.

Con nuestra pareja podemos sentir pasión y atracción sexual. Pero también, podemos sentir compromiso e intimidad en nuestra relación. Aun así, el ser humano es un ser sociable que necesita contacto e interacción con los demás. Si en la actualidad, por las circunstancias que sea, no tienes una amistad íntima con la que compartir anhelos e ideas, nunca es tarde para conocer gente nueva.

Distintos tipos de pareja

La sociedad española ha evolucionado mucho, desde el pasado siglo XX a nuestros días. Hace cincuenta años, si un hombre conocía a una mujer y quería compartir su vida, mantener relaciones sexuales o tener hijos, solo estaba bien visto si lo hacía mediante el matrimonio católico. A nivel legislativo, con el devenir de los años, esta situación cambió afortunadamente para bien. Aspectos de la vida cotidiana como la separación o el divorcio, se convirtieron en derechos de la persona. ¿Por qué no separarse si no se está a gusto con la pareja? Lo que hace un siglo estaba mal visto por la sociedad, ahora está bien y a la orden del día.

En la actualidad existen múltiples tipos de relación de pareja. Existen relaciones de amor pasional, donde ambos seres dan rienda suelta a su pasión erótica, pero nada más. No existe profundidad en conocer a la otra persona ni compromiso alguno. En este tipo de relación de pareja se incluyen las relaciones triviales y cortas.

Así mismo, existen relaciones de amistad o de cariño, donde precisamente lo que no existe es el sexo. Puedes querer mucho a otra persona, sin existir la llama de la pasión. Este tipo de relaciones perdurables se basan en la complicidad y el apoyo entre ambos miembros de la pareja.

Por contra, las relaciones de amor vacío son aquellas en las que ha desaparecido en la pareja tanto la intimidad como la pasión. Este tipo de relaciones se mantienen gracias a algún motivo que las ate, bien sea por cuestiones económicas o familiares. Muchas parejas que tienen hijos en común, aunque ya no sienten nada el uno por el otro, mantienen la relación de cara a los demás porque consideran que es mejor así.

Sin duda, el mejor tipo de relación de pareja es el del amor romántico o enamoramiento. Las parejas enamoradas son aquellas que tienen un gran vínculo emocional, una excelente comunicación, pasión e intimidad. Cuando se está enamorado, dan igual los problemas, dificultades o adversidades que puedan surgir.

El único inconveniente está en conseguir mantener el estado de enamoramiento a lo largo del tiempo. Las relaciones de pareja son como los jardines con flores que requieren de cuidados constantes. Como con las plantas hay que saber regarlas, podarlas y cuidarlas con cariño, para que crezcan sanas y felices.

Todos estos cuidados son necesarios, para evitar caer en la relación de amor fatuo o necio. Este tipo de relaciones las forman las parejas en donde está presente el compromiso y la pasión, pero no la intimidad. Son parejas con problemas de entendimiento y a veces hasta de respeto. Existe dependencia emocional entre ellos, pero uno es el que domina y otro el dominado. Surgen los miedos, la inseguridad, la desconfianza y desgraciadamente a veces, el maltrato físico o emocional. Cuando se tiene una relación tóxica de este tipo lo mejor es cortar cuanto antes y de raíz por lo sano. Si tienes problemas de comunicación y de entendimiento con tu pareja, celos o falta de respeto; si tienes interés en mantener esta relación, puedes acudir a la ayuda experta de un psicólogo de pareja. Pero si definitivamente no ves solución, lo mejor es cortar.

 

 

 

 

 

Noticias relacionadas