De Alcalde vintage a hipster de tamboril y gaita

 

Manuel Ramírez Tocón | Articulista

El proceso de adaptación a la pérdida de símbolos y logos con los que compartió su propio crecimiento vegetativo está siendo algo mas que traumático.

El acercamiento a la solera, que ofrece el paso del tiempo, y su propio envejecimiento le certificaba como propietario de una imagen vintage de bastón y mando. Este momento crucial, en el que pisaba el escalón de la gran reserva, se ha visto eclipsado por otros caldos que apuntaban alto y que han terminado su estirpe jerezana avinagrados y traicionando la tierra seca donde descansan las cepas que les dieron la vida.

Tras sufrir este cambio icónico, – de paño a Tucci- , ha puesto todos sus sentidos y su android a la búsqueda de modelos de conducta en los que anclarse tras el cierre de una mano que ya cansaba mantener abierta en alto.

Sentirse económicamente pudiente, tras su última autosubida salarial, y lo suficientemente volatil, le abre las puertas del movimiento capaz de poner en práctica la gentrificación de tu propio pueblo y sembrar una tierra, abonada por la miseria que ha vertido, con los nuevos hippies acaudalados.

Aún le queda criar una sotabarba para convertirse en lo mas in de la municipalidad comarcal. ¿Quien sabe…?, quizás se fabriquen figurillas para colgar junto al retrovisor o imanes para la nevera, todo es proponérselo. Por lo pronto veo que se vende bien junto a la pavana recién salida de la última sesión en Corporación Dermoestética.

Quien le iba a decir que los patios de corchas y las picaduras de los “moritos” darían paso a convertirse en un fetiche de los Hipsters con escolta de tamboril y gaita. Pero ocurre lo siguiente, que las tribus urbanas vienen y van y que cuando se encuentra con el lastre de tu propio disfraz termina  naufragando por aceptar el hundimiento antes que lastrar su cobardía y dar la cara al pasado dañado.

Noticias de la Villa y su empresa editora Publimarkplus, S.L., no se hacen responsables de las opiniones realizadas por sus colaboradores, ni tiene porqué compartirlas necesariamente.

Noticias relacionadas

 
29 noviembre 2020 | Patricio González García
La izquierda radical y los fachas
 
28 noviembre 2020 | Rafael Fenoy Rico
Ayuda a domicilio desahuciada
 
28 noviembre 2020 | Manuel Ramírez Tocón
Cuando mi pueblo olía a mierda
 
28 noviembre 2020 | José Antonio Hernández Guerrero
Violencia de género