El reverso tenebroso de Rubén Castillo

 

¿Ustedes nunca han prejuzgado y se han equivocado? Pues yo sí. La primera vez que vi en un Pleno a Rubén Castillo pensé: otro nuevo joven carajote que pretende hacer la revolución desde la izquierda, cual llanero solitario en versión morada. En aquel tiempo estaba nuestro Consistorio en una situación literal de avispero muy revuelto. Socialmente, económicamente quebrado… y cómo prefiero no meterme en berenjenales que no alcanzo a entender del todo, cómo diría Mayra: ¡Y hasta aquí puedo leer!

Volveré al personaje de Rubén Castillo que es lo que hoy toca. Acaba de anunciar públicamente su renuncia a su acta de concejal. Motivos: por decisión propia y porque se lo puede permitir sin necesidad de rendirle cuentas a ningún partido. A día de hoy -sin desmerecer a nadie- creo que la política barreña pierde un gran activo, una gran persona muy ilustrada y dialogante.

Pero no esperen el típico artículo lleno de lisonjas edulcoradas y final feliz, con lo de “…y terminaron comiendo perdices”. La primera vez que contacté con él fue para llamarle al orden. Le había mandado a su grupo político una carta por el registro municipal y posteriormente por el Messenger local de su partido sobre la situación tan dramática que estaba pasando el colectivo de discapacitados en general, agudizada profundamente por la crisis. Que había escuchado lo de las famosas “naves nido” y les instaba a que intentaran hacer las gestiones para la creación de un centro especial de empleo. Que contactaran con las Asociaciones de Discapacitados, Zona Franca, obras sociales de alguna entidad financiera, oenegés… La respuesta fue la misma que la del resto (que por supuesto lo negarán todo), el canto del grillo esperando una contestación: cri, cri, cri… Es evidente que la cortesía –hasta para darte largas- es algo ya en extinción.

Posteriormente hizo un comentario en su cuenta personal de feisbu (por eso me gusta ese medio, siempre que se opine desde la educación y el respeto personal), sobre un tema que ahora no recuerdo y claro mi andanada a su línea de flotación no se hizo esperar sobre que debería de contestar más a los ciudadanos y pontificar menos. En vez de enzarzarnos en una estéril disputa se puso en contacto conmigo, y aunque el tema era del todo imposible no dudó en pedirme disculpas (eso y dimitir voluntariamente son dos cosas que nunca se pueden esperar de los políticos actuales).

Un día, no recuerdo si era por entonces cuando salió un reportaje suyo -después de haber aprobado brillantemente su plaza de profesor- con un puesto en la provincia de Sevilla del que tenía que desplazarse desde allí para acudir a los Plenos; otro gancho innecesario sin compasión al hígado en feisbu: “Pues te recomiendo que si no puedes atender personalmente a diario a los ciudadanos de Los Barrios lo dejes hasta las próximas elecciones”. Luego me enteré del chorro de kilómetros que se hacía –que las carreteras no están para jugársela- y de que la política le costaba mucho tiempo personal y familiar, a la par que su dinero (esa es otra situación altamente extraña en la política actual, lo de no estar por dinero).

Sinceramente, no me está gustando cómo me está saliendo este artículo. Vayámonos al Pleno del 13 de mayo del 2019. Le quitaremos -cómo pasaba en el resto de Plenos precovid- las declaraciones institucionales de los grandes partidos que no tiene nada que ver con la realidad de este pueblo. Lo descafeinamos y le quitamos las cuitas, los rencores y los odios de aquel entonces… y aparece en escena Rubén con una Moción de Urgencia porque era el último de la legislatura. En él defendía el mantenimiento del Almacén Central de material sanitario fungible ubicado en Palmones y que surte a todo el Campo de Gibraltar y sus servicios socio-sanitarios PÚBLICOS. Él si se había puesto de verdad en contacto con los trabajadores y fueron sus palabras textuales: “Lo defenderemos con uñas y dientes porque todo lo que se llevan a Cádiz no vuelve”. Él “a pelo”. Del resto… (ahora es cuando me planteo contar toda la verdad y mi coste personal). Por parte del PP manifestó David Gil que ya se habían puesto en contacto con él algunos trabajadores (¡ni él se lo cree!), que ya estaba paralizado y que había hablado con tal y tal y tal, pendientes del análisis de la situación por la reciente llegada de su partido al Gobierno de Andalucía, y que iría a “luchar” para que no se cerrara. Miguel Alconchel por parte del PA hizo un alegato sobre la situación sanitaria de la Comarca y mejorar las condiciones de la Sanidad Pública. La sorpresa vino por parte del PSOE, todo un ejercicio absoluto de cinismo por parte de Salvador Puerto. Después de que el PSOE llevara años implementando las plataformas logísticas sanitarias y centrales de compras. Algo del todo funcional y que comparto porque por economía de escalas y viviendo lo que estamos viviendo está más que demostrado que son necesarias, no se puede andar cómo pollo sin cabeza… Pero que no sabían que el Almacén Central del Área -en Palmones- era un objetivo a desmontar, no en proceso, ya en desmontaje. Tan sólo le faltó añadir cómo en Casablanca: “¡Qué escándalo, qué escándalo, he descubierto que aquí se juega!”. Le invito a que lea la confirmación de la Junta y publicada la noticia en varias ocasiones. Una de ellas el 07 de junio de 2015 en Europa Sur.

A ninguno antes se le había ocurrido llevarlo al Pleno, pero todos votaron que sí a lo presentado por Rubén. En aquella ocasión les tocaba ser barreños de pro antes que militantes, anteriormente al movidón sanitario en el que nos vemos inmersos.

Ves como sí, Rubén, aunque haya que dar un paso atrás a veces, todos los que habéis ayudado a mejorar la realidad no apareceréis en tus libros de historia. Seguro que el proyecto que acometes ahora lo harás bien y a conciencia.

Rubén, creo que esa caña que nunca llega por mi parte ya me la he ganado. Tú lleva las obras completas de Marx, Engels o lo que te apetezca, que ya intentaré yo rescatarte del reverso tenebroso de la fuerza…

Noticias de la Villa y su empresa editora Publimarkplus, S.L., no se hacen responsables de las opiniones realizadas por sus colaboradores, ni tiene porqué compartirlas necesariamente.

Noticias relacionadas

 
28 octubre 2020 | Patricio González García
Seguimos pensando que aquí no pasa nada
 
26 octubre 2020 | Patricio González García
17 respuestas diferentes para una misma pandemia
 
25 octubre 2020 | Patricio González García
Estado de alarma especial hasta el 9 de mayo
 
23 octubre 2020 | José Antonio Hernández Guerrero
Volver a empezar