Felicidades a la Venta El Frenazo

 

Desde la distancia física pero nunca sentimental quiero en esta columna dedicar unas palabras a una de las emblemáticas ventas del Campo de Gibraltar, la de “El Frenazo”, la que regenta la familia Hidalgo- Escalona, unos amigos de todo lo que tiene sabor barreño, campogibraltareño y andaluz, unos entusiastas y entregados no solo a ponernos en la mesa un buen plato típico de esa tierra; ellos llegan a más, no se conforman con ofrecer una suculenta variedad gastronómica, servida con su acostumbrada amabilidad y buen trato, el propio que se goza entre amigos, esa casa que cumple medio siglo,es promotora de muchas actividades culturales, convirtiéndose en punto de partida y también meta de muchas grandiosas iniciativas. Por eso no es extraño que reciba premios y distinciones pues, “ El Frenazo” es merecedor de esos honores con creces.

En Los Alcornocales es un referente y, para Los Barrios un rincón emblemático, un pequeño paraíso alejado del tráfago donde familias, grupos de amigos o turistas se dan cita para degustar las exquisiteces barreñas, lo típico de nuestro entorno.

Recuerdo con nostalgia “ El Despiste” que fue en su tiempo, el lugar no para despistarse pero, si para encauzar muy bien nuestro ocio degustando los platos que Andrés y su esposa ofrecían con todo el amor a sus gentes ahí, en pleno corazón barreño. Luego pasaron a abrir este nuevo establecimiento contando con la ayuda de sus hijos ya preparados en el arte culinario. Marcharía el amigo Andrés pero la saga sigue, de casta viene que esa casa de comidas sea cada vez más grande y , en el timón, los fogones, su esposa que siempre que por allí pasamos, por cierto no todo lo que quisiéramos, la buscamos y, al salir de su cocina nos fundimos en un abrazo con ella pues les vimos crecer como Venta y como personas de honra y honor por ello, todos los trofeos y diplomas que adornan su salón son pocos ya que esa familia, es un prototipo de personas empresarias que en Los Barrios nunca pueden olvidarse, son distintivo de esta localidad.

Morirán negocios pero, la fusión Hidalgo-Escalona, la que regentan madre e hijos, esa siempre dará vida a ese paraje tan bello a la entrada de Las Majadillas, a los pies de Los Alcornocales y viendo como el Río de Las Cañas discurre y pasa a ser Palmones, mientras las cigüeñas crocotean en sus nidos en los postes del tendido cercano y algún turista impresionado por la belleza paisajística hace unas fotos , después de haber degustado la exquisita comida que con todo amor preparan en esa casa que es amiga de todos. Seguirá la vida corriendo pero siempre hay que frenar ese estresado vivir para cambiar a la marcha más corta , la que supone detenerse en lo cercano.

Al hablar de esta Venta no me puedo olvidar de la de “La Polvorilla”, aquella que ahogó la autovía, sin meterla bajo las aguas de El Charco Redondo y, que fue, para todos una irreparable pérdida. pues ésta, junto con “El Frenazo”, eran parada obligada de todo viajero que no podía salir y entrar de Los Barrios sin paladear un buen vino, una rebaná de manteca colorá con café de puchero y, si había tiempo , pasaba al comedor para extasiarse en el placer del buen comer. Daba gusto ver los camiones cargados de corcha a sus puertas y a los corcheros de quincena tomando algo en ellas, nuestras queridas ventas y ventorrillos como aquel de “ El Pino”, también muerto ya para siempre pero vivo en nuestro recuerdo.
Larga y exitosa vida a quien, como si fuera casa de peón caminero, aguarda en la ruta para desearnos buen viaje y decirnos que volvamos cuanto que podamos .

“Venta El Frenazo”, felicidades en tus cincuenta años y enhorabuena por los premios que recibes y los muchos que te llegarán pero, para este pueblo, un ejemplo de villa andaluza, el mejor premio es saber que una vez traspasada La Casilla del Moral, al bajar , ahí estás tú venta de las ventas.

Colaboremos para que, sitios como el que hacemos protagonista de este artículo, nunca desaparezcan de nuestra turística ruta. Ellos son las señas de identidad de pueblos como Los Barrios.

Noticias de la Villa y su empresa editora Publimarkplus, S.L., no se hacen responsables de las opiniones realizadas por sus colaboradores, ni tiene porqué compartirlas necesariamente.

Noticias relacionadas

 
16 octubre 2019 | José Antonio Ortega
Bacinete
 
15 octubre 2019 | Patricio González García
Cataluña y 16 más
 
15 octubre 2019 | Rafael Fenoy Rico
La musica da fe de la cooperación
 
10 octubre 2019 | Darío Iglesias Muñoz
Quizás mañana sea tarde