Tercera Nacional

La Unión Deportiva trabaja a contralerroj para tenerlo todo a punto

El club gualdiverde sigue buscando recursos con el objetivo de hacer frente a los 8.000 € que cuesta la inscripción de licencias y mutualidad en el grupo décimo.

Unión Deportiva temporada 2020-2021

La entidad barreña lamenta la falta de sensibilidad con el fútbol semiprofesional y la desmesurada exigencia en una temporada histórica marcada por el Covid-19.

La entidad gualdiverde sigue trabajando de cara al inicio de la nueva temporada 2020/2021, marcada por una paupérrima economía, donde los encuentros de pretemporada no se han podido realizar, provocando una merma en las arcas, que ya venía golpeada por la pandemia, con mayor incidencia en la Unión, embargada por la Agencia Tributaria, la entidad ha visto como más de 60.000 € provenientes de las subvenciones han sido embargados durante la temporada pasada, destinandose al pago de un IVA de la temporada 2008/2009,  que se situaba en 199.413,58 € y que se ha logrado reducir a 60.000 durante esta última campaña.

Al mismo tiempo la entidad derivaba más de 8.000 euros al pago de anteriores acreedores, como al exsecretario Juan Manuel Muñoz y liquidaba más de 12.000 euros con los exjugadores de la temporada pasada 2019/2020, provocando una merma sustancial en las delicadas arcas de la entidad de la Villa, que está cerca de alcanzar la orilla de una travesía por el desierto que no está resultando nada fácil y donde situaciones tan especiales como las actuales, la dejan al filo de la navaja.

Hoja de Ruta

La directiva gualdiverde que preside Álvaro Moya, se reunió hace apenas un mes con el Gobierno municipal para exponerle la hoja de ruta de la entidad, en busca de mantener los patrocinios, en una temporada muy difícil, con las empresas en situación de crisis, los abonos en caída libre y un contexto económico muy complejo, donde la desproporcionada exigencia federativa, ha exigido el alta en mutualidad al inicio de la pretemporada, una decisión que ha sacado las carencias del fútbol modesto a diferencia del profesional, que cubre su presupuesto con la comercialización de los derechos audiovisuales.

La hoja de ruta que marcó la junta directiva en la pasada reunión en la casa consistorial de la Villa, pasa por desbloquear mediante un aval bancario, para lo que necesitará el visto bueno de la próxima asamblea de socios, el embargo con la AEAT, con el objetivo de poder contar tras más de una década con el certificado positivo de la Agencia Tributaria, pudiendo por fin poner fin a una pesadilla donde la directiva ha batallado día tras día.

El club gualdiverde está solo a 60.000 euros de lograrlo y desatascar el principal problema que tiene la entidad, que subsiste en parte gracias al trabajo de la directiva, que está revitalizando un club que iba a la desaparición y que cada día está más cerca de lograr su saneamiento económico. Quedan tres días para lograr un match ball, aunque por desgracia no será el último que tenga que desatascar una directiva ya acostumbrada a trabajar en el filo del precipicio.

El presidente de la entidad barreña, Álvaro Moya, sabe de la «comprensión y empatía de sus socios y aficionados, en estos momentos tan complejos por los que están atravesando todo tipo de instituciones y con más motivo, por desgracia, una entidad muy golpeada ya de por sí por gestiones del pasado, que ahora con la pandemia del Covid, ve acrecentadas y aireadas sus miserias».

Noticias relacionadas