Negocios en el origen de Palmones (2ª parte)

A principios del siglo XIX la economía urbana de Palmones estaba en plena expansión uno de sus indicadores es el sector terciario o de servicio por ofrecer oportunidades al inversor modesto. Su estudio, me interesa, con el doble objetivo de analizar la trayectoria de la economía urbana y en segundo lugar saber la tipología socioeconómica y familiar de las mujeres en el mercado laboral.

En Palmones en 1820 existían cinco “tabernas de vinos y aguardientes” (establecimientos de venta y consumo de alcohol) modesto negocio familiar que también vendía ultramarino para el abastecimiento de las familias recién instaladas, teniendo en cuenta que el núcleo urbano de Los Barrios existían 10 tabernas y en el total de los núcleos diseminados vivían el 9,8% de los barreños, nos hace pensar la existencia de un importante movimiento económico.

El cruce de las fuentes económicas de los pagos de los impuestos de mostrador (Municipal) y Reales Contribuciones (Estado) de los cinco establecimientos nos da un dato interesante y es la rentabilidad de los negocios emprendido por mujeres.

El primer Código de Comercio (1829) equipara a la mujer y el menor en sus incapacidades legales para el ejercicio del comercio, la mujer necesitaba la autorización del padre o marido (art. 3º y 7º), lo curioso es que en ambos casos (mujer y menor) recuperan la capacidad cuando desaparecen las causas que producen ambas incapacidades, es decir, el menor cuando alcanza la mayoría de edad y la mujer soltera cuando fallece su padre y la casada su marido.

Este estudio es anterior al primer Código de Comercio, por lo tanto, la mujer tenía la capacidad de legal para ejercer actividades comerciales.

Como hemos dicho en Palmones existían cinco tabernas regentadas por: Antonio Valderrama, 500 reales de rentabilidad; Diego Toledo, 300 reales; Gertrudis Moreno 1.000 reales; Juan Romero, 300 reales y María Rodríguez, 700 reales.

Recordemos que Palmones en esta época era parte del camino que unía Algeciras con San Roque y que los ríos Palmones y Guadarranque eran cruzados por barcas que cada año salían a subasta su explotación.

María Rodríguez, en mayo de 1829, dice que su establecimiento estaba en Palmones, en el embarcadero del río Guadarranque, allí había construido su casa de mampostería y tienda de vinos (desde hacía más de 20 años) se queja que el barquero que ya tenía una tienda en la orilla de San Roque, ilegalmente abre una taberna al lado de la suya y pide al ayuntamiento de Los Barrios que ordene “desbaratar” la construcción. La petición de María arroja dos datos interesantes en primer lugar su situación personal “que a la calidad de mujer viuda (su marido fue Juan Díaz Villapol), y sin hombres que le faciliten el preciso sustento, exige la consideración de toda alma sensible…” en segundo lugar dice que a las leyes municipales no permiten a los forasteros instalarse en terrenos comunales, un dato que no se nos puede pasar por alto para el estudio tanto de los primeros pobladores de Palmones y de los repartos de tierras.

A mediados del siglo XIX una de las mayores propietarias de tierras en Palmones era la algecireña doña Teresa Lerdo de Tejada y Domenech, los Lerdo de Tejada eran propietarios en Algeciras de casas y tierras entre ellos el concejal D. Domingo Lerdo de Tejada, hermano de doña Teresa.

Doña Teresa se quedó viuda muy joven (en la treintena) con cinco hijos menores “los hermanos Vázquez Lerdo de Tejada”: D. José, D. Álvaro, D. Ildefonso, D. Eduardo (concejal y maestro), y D. Domingo (procurador) en Palmones construyó una posada que alquiló en 1867 al barreño Antonio Alarcón Rojas tendero de profesión por 18 escudos mensuales.

Otro de los negocios florecientes en Palmones eran los almacenes para acopio de carbones, curtido y corcho antes de ser embarcados.

Habitualmente encontramos que el terreno era cercado con paredes de piedra y barro y el suelo empedrado, techando con tejas una habitación ensolada con ladrillos para el recibidor de la mercancía que solía vivir con su familia, cuando disminuyó el negocio de “el apilamiento y acogida de los carbones de su tráfico” Palmones se encontró con una gran cantidad de casas para vender o alquilar.

Varios factores contribuyeron al crecimiento económico de Palmones, entre ellos, la preocupación de las autoridades por el “embarcadero de Palmones” regulando el precio de la carga en las barcas y librar de impuestos a los cargamentos de sal.

Noticias relacionadas

 
24 agosto 2020 | Redacción
Bartolo, «el Pájaro»