Pólvora ajena

 

Rafael Moll Gil | Periodista

Algún día tendrán que cambiar las leyes en España en referencia a los políticos. Ellos son los que distribuyen, por ejemplo en los Ayuntamientos, el dinero público de los ciudadanos. Las condenas que tengan estos políticos, que se demuestren con sentencias firmes que han cometido algún delito que provoque gasto municipal, deben ir sobre su pecunio particular. Lo que no puede ser es que los contribuyentes paguen dos veces por la misma acción. La primera en la que se comete el delito y la segunda a la hora de subsanarlo. No se puede permitir que los alcaldes, como pasa en otras instituciones, ‘jueguen’ con el dinero ajeno tan libremente y que a la hora de la condena no arriesguen ni un solo euro de su bolsillo.

En el Campo de Gibraltar tenemos ejemplos claros. En Los Barrios, el alcalde, Jorge Romero, tiene en el frente más cercano una cantidad importante que pagar con los despedidos del Ayuntamiento. Pero ahora resulta que ese dinero, una cifra escandalosa, la tienen que pasar por ‘caja’ los barreños. Es injusto, no solo en el caso de Romero sino en el de otros muchos alcaldes que ‘disparan con pólvora ajena’ porque saben que en el acto no arriesgan nada suyo, de sus propias familias.

Como quiera que a mí lo que me importa es lo mío, lo de mi zona, pienso que Romero ha actuado sabiendo que él no va a tener que poner los billetes de cien euros. Será el presupuesto municipal el que lo sufrague. A mí me gustaría que el alcalde le preguntase este asunto a la gente de Los Barrios. ¿Cree usted que si el alcalde tiene una condena que conlleve pagar cantidades de dinero a la Justicia tendría que hacerlo de su propiedad personal o que se pagasen a cargo de los fondos públicos? .Estamos hablando de una cantidad de dinero superior a lo que incluso podría suponer la plaza de toros, ya que si todas las estimaciones son correctas los despedidos del Ayuntamiento de Los Barrios podrían suponerle a la institución municipal más de los seis millones de euros. Creo que más bien vale una consulta popular. La respuesta sabe de salida Romero cual sería, pero esa encuesta, que supondría por parte del alcalde un acto de responsabilidad real, no la va a hacer Jorge Romero, porque políticamente hablando no le interesa, por mucho que al final acaben abonando esta cifra los propios barreños. Lo dicho, algún día la Justicia cambiará en España… y entonces ya no será tan ‘goloso’ ser alcalde.

Noticias de la Villa y su empresa editora Publimarkplus, S.L., no se hacen responsables de las opiniones realizadas por sus colaboradores, ni tiene porqué compartirlas necesariamente.

Noticias relacionadas

 
16 julio 2019 | José Chamizo de la Rubia
¿Felicidad?
 
13 julio 2019 | Darío Iglesias Muñoz
Verano, tiempo del yo
 
11 julio 2019 | Redacción
La AGI es un bluf