Sacra torre de San Isidro

 

(Para ti, Cronista de esa noble Villa,
que muy bien, y mejor que yo, sabes leer toda la historia
en esos sillares que fueron tallados , con el honor de generaciones muy vivas,
por siempre en los corazones de los que ven en la Torre, su sombrilla
cuando aprieta , cual coyunta, el calor de la vida y, en tiempo de penurias , paraguas que protege del vendaval haciendo que siga Los Barrios siendo, ejemplo de pueblo donde , tradición y modernidad, por siempre unidos estarán en esa hospitalaria comunidad.)

Bella y hermosa Torre ,
dentro de tu solidez domina la más grácil esbeltez;
vara de piedra de San Isidro,
clavada en esta laboriosa agropecuaria tierra de Los Barrios,
cual singular hito
que señala y marca el mejor de los caminos,
la Ruta del Toro, que tiene su distintivo
en esa Montera natural que la naturaleza hizo
y, de la que el coso toma su nombre propio.

Tienes, Torre, todo tu cuerpo de labrados y hermosos sillares,
cada uno de ellos,
hoja pétrea donde está escrita
cada una de las páginas de la historia de un gran pueblo,
Los Barrios, que siendo dos,
separados por el Junco,
olvidándose de él, hicieron puente de Plata
en esa céntrica y bulliciosa calle que no es más
que un camino, ogaño de agua,
y, en los tiempos actuales, arteria vial de renombre
para el pueblo de Los Barrios .

Eres ,Torre linda, mástil precioso
donde ondean las enseñas de un pueblo religioso,
de unas gentes trabajadoras, esforzados
que , huyendo del invasor inglés, hace siglos,
en lo que era solamente un modesto cortijo,
decidieron, para siempre, establecerse y levantar lo que , como digo,
es un pueblo muy lindo
que crece y crecerá a la sombra de los Alcornocales por siglos
y de la fascinante Torre de San Isidro.

Está, esa atalaya espiritual, colocada entres esas suaves colinas
y se yergue, cual báculo, sobre esa poltrona suya grandiosa y fina
que es , todo el pueblo de Los Barrios que la mira y admira
porque sabe que ahí, en la Torre, está su historia muy viva.

Cuando suenan las campanas
sus toques, sean de fiesta o de despedida de algún alma,
a todo barreño conmueve porque sabe que es la vara,
el palo de piedra de San Isidro, que, con alegría o tristeza, les habla;
en tanto, en su cima
crocotean las esbeltas cicónidas
que son, junto con palomas, grajos y primillas ,
los adornos que a ella le dan vida
para demostrar que, si otros bordones llevan vieiras y conchas
este, el de San Isidro, porta en su extremo las mejores cosas,
aquellas aves que, al Santo Labrador ,
acompañaban siempre en la realización de su labor
mientras las mejores castas de toros y vacas, herederos de los de Gerión ,
pastan en las dehesas y campos, libres de yunta y arado;
parece que el Santo Patrón
holgar les concede; la vacada muge mirando la vara de San Isidro, nuestro protector, que es esta Torre a la que todos debemos sagrada devoción .

Noticias de la Villa y su empresa editora Publimarkplus, S.L., no se hacen responsables de las opiniones realizadas por sus colaboradores, ni tiene porqué compartirlas necesariamente.

Noticias relacionadas

 
14 diciembre 2019 | Pepe Pol
Eres, Gibraltar
 
13 diciembre 2019 | Pepe Pol
Cucarrete
 
12 diciembre 2019 | Pepe Pol
Oh, roja Navidad
 
10 diciembre 2019 | Darío Iglesias Muñoz
Gaviota que ve lejos, vuela alto