Un pueblo cansado

 

Es duro oír cómo la gente nada espera de la política ni de aquellos a quienes eligen libre y democráticamente. Muchos van a las urnas por el simple hecho de cumplir con un deber cívico y un derecho que costó mucho conseguir. Sólo por ese motivo. Nada esperan y nada piden. Han caído en la desesperanza y en el pasotismo. Simplemente, han tirado la toalla. En el fondo, hace tiempo que la tiraron y dejaron de creer en los políticos.

Tras estas elecciones municipales esta es la tónica generalizada en los corrillos de mercado y de taberna. La gente está cansada, harta de mentiras, de proyectos incumplidos, de bolsillos llenos mientras los pobres claman desesperados por su injusta situación. Tiene que ser duro ver cómo la vida no te apremia mientras que otros se enriquecen a tu costa sin dar soluciones reales a tus problemas. Es para ponerse en el pellejo del que lo sufre.

La gente está cansada de peleas y de circos donde crecen los enanos, de ver como un pleno sirve más para poner sobre la palestra insultos y rencillas personales que soluciones a los problemas. En este pueblo hay demasiado dolor, sufrimiento, tristeza, como para ver convertida la política en un mercadillo, en una cocina de bar donde salen a relucir los trapos sucios. Creedme, es para hacérselo ver.

Parece ser que estas elecciones municipales han traído nuevos aires a la política barreña. Los ciudadanos han decidido que otro sea el escenario. Atrás quedó la mayoría absoluta con su característico totalitarismo, y viene abriendo paso una nueva política que, necesariamente, tiene que venir marcada por el diálogo, el respeto y el consenso mutuo.

Ya sé que no todos los políticos son iguales, que hay gente honesta, honrada, preocupada por los demás. Las conozco. Eso es lo que, precisamente, esperamos todos en esta nueva andadura. Ojalá así suceda y queden atrás los malos tiempos, eso sí, sin olvidar el pasado para no caer en los mismos errores.

Amigos y amigas, tiempos nuevos reclaman una nueva forma de hacer política. Sigamos luchando y reivindicando eso que tanto necesitamos y en lo que dejamos de creer hace tiempo. Nunca es tarde si la dicha es buena. Un abrazo a todos. Ánimo y adelante

Noticias de la Villa y su empresa editora Publimarkplus, S.L., no se hacen responsables de las opiniones realizadas por sus colaboradores, ni tiene porqué compartirlas necesariamente.

Noticias relacionadas

 
16 julio 2019 | José Chamizo de la Rubia
¿Felicidad?
 
13 julio 2019 | Darío Iglesias Muñoz
Verano, tiempo del yo
 
11 julio 2019 | Redacción
La AGI es un bluf